La Ciudad de México vive un momento crítico y decisivo: la creación de su nueva Constitución

Facebook
Twitter
Pinterest

Foto Constitución CM

Cuidad de México,17 May.- En la actualidad, reina un tema de interés general y prioritario: La Constitución de la Ciudad de México. Tema por demás polémico, ya que resulta una novedad para nosotros los capitalinos, y también muy inquietante por la gran cantidad de aspectos y consideraciones que se ponen sobre la mesa de debate y acuerdos. Por lo anterior, y como consecuencia directa, se desprenden de inmediato varias preguntas que todavía carecen de una respuesta objetiva y generalizada. Pero he aquí el encanto y el enorme reto de esta nueva Constitución. ¿Qué es, bien a bien la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México? ¿Por qué la capital requiere de una nueva constitución? ¿Quiénes habrán de redactarla y porqué ellos? ¿Debido a qué circunstancias desapareció el Distrito Federal en este momento y no antes? ¿Cuáles son aquellas oportunidades y desventajas inherentes de una nueva constitución de carácter local? ¿Existen vitrinas de oportunidad que redundarán en mejoras significativas y palpables en áreas tales como: cultura, ciencia y salud?

Ante dichas preguntas, Hugo Concha Cantú, quien es investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, expone en entrevista el contexto de lo que acontece en torno a la Asamblea Constituyente y la nueva Constitución. Entre otras consideraciones, refiere algunas de las oportunidades que tiene de convertirse en un instrumento actual, moderno, el cual podrá ampliar los derechos de los actuales habitantes de la Ciudad de México.

Describe, así mismo, una sucinta historia jurídica de la ciudad, ex Distrito Federal. En sus palabras: “La Ciudad de México ha vivido una situación un tanto desventajosa, debido a que al ser el sitio en el cual se encuentran centralizados los poderes federales, se transformó en el eje político, social y cultural más activo y de mayores proporciones de todo el país”.

Por su naturaleza jurídica, al albergar a los poderes federales, se consideró que debía ser un espacio distinto de las otras entidades federativas, ahí reside esta desproporción y desventaja. Por eso, al ser el lugar en el cual hay más habitantes, al final del día es donde existe una estructura política que poco atiende la relación sociedad-poder, reducida a un conjunto de derechos políticos para sus habitantes.

Concha Cantú abunda que esto originó un reclamo e inconformidad social muy fuerte para reformar a la Ciudad de México, y convertirla, así, en una entidad federativa, la cual mantuviese algunas características distintivas, y al mismo tiempo poseyera una estructura política y de derecho, similar a la de otras entidades de la República Mexicana.

Así da inicio la no pequeña historia de reformas políticas al Distrito Federal. Y si bien es cierto que hubo demasiados intentos de lograrlas (desde que Manuel Camacho fuera regente de la ciudad), aún se encuentra en desventaja.

Esa inquietud y reclamo convergen al día de hoy, en un momento de coincidencias de voluntades políticas, para convocar a un Congreso Constituyente y con esto, convertir a la Ciudad de México en una entidad federativa más dotada de plena autonomía, y con una estructura jurídica tanto para los órganos de gobierno, así como para los derechos de los habitantes.

El analista destaca que todo se interrelaciona con la actual situación política. Desde hace ya bastantes años, agrega, la ciudad ha estado en las manos de la izquierda política, representada ésta por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Es más bien la fuerza política disidente, MORENA (Movimiento Regeneración Nacional), la que logró posicionarse en la más reciente elección y por ello, de seguro, habrá de tener buenos resultados y por ende, podría tomar la ciudad para las próximas elecciones.

Bajo esta perspectiva y escenario, los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y PRD conjuntamente decidieron que era el momento indicado para hacer algo con la Ciudad de México, en el supuesto caso de que fuera dirigida por MORENA, y dicho partido político concibiera e implementara una reforma adversa a los intereses de la federación, así como de los mismos partidos políticos antes citados.

Como el anterior, existen varios aspectos y consideraciones de gran controversia en torno a esta nueva Constitución, mismos que resulta imposible destacar en este espacio. Por ello, y finalmente, debemos estar muy enterados -día con día- de cada uno de los avances y retrocesos inherentes a ésta, ya que de ello dependerá la calidad de vida que deseamos tener en la capital del país.

Con información de La Crónica.

Noticias Relacionadas