Despertar México

Ven en construcción de Tren Maya transformación para el Sureste del país

La construcción del primer tramo del Tren Maya que va de Palenque, Chiapas a Escárcega, Campeche comenzó el 30 de abril, y el 12 de mayo le seguirá el tramo dos de Escárcega a Calkiní, Campeche.

El Fondo Nacional para el Fomento del Turismo (FONATUR) adjudicó los dos primeros tramos, de un total de ocho, a los consorcios de empresas encabezadas por Mota-Engil México junto con China Communications Construction, y a Operadora CICSA en alianza con FCC Construcción mediante una licitación pública internacional.

El Tren Maya tiene un total de 1,525 kilómetros atravesando los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, y de acuerdo con FONATUR generará 80 mil nuevos empleos, solo este año.

Desde hace más de cuatro décadas el gobierno federal no había destinado recursos presupuestarios para realizar obras de infraestructura ferroviaria. El caso más reciente fue el proyecto del tren México–Toluca que no pudo ser concluido por una serie de retrasos cometidos por la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Los trabajos del tren México- Toluca iniciaron desde 2013, y se estima que hasta el 2024 inicie operación, seis años más tarde de lo previsto. Sin embargo, los retrasos por una mala planeación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ausencia de un proyecto ejecutivo, falta de derechos de vía -principalmente en el tramo tres-, y una mala coordinación entre los responsables del gobierno federal y la Ciudad de México fueron el común denominador desde el inicio del proyecto.

De acuerdo con analistas del sector, la experiencia del Tren México- Toluca cuya construcción estuvo suspendida en varias ocasiones, no puede repetirse en la construcción del Tren Maya. Menos aun que el gobierno pida a los constructores renegociar contratos por desfases en la obra derivados de conflictos sociales o cambios en el alcance del proyecto que, en el caso del Tren México-Toluca, tuvieron serias repercusiones sobre el precio de los materiales y mano de obra afectando a las constructoras, entre ellas ICA, Caabsa, La Peninsular, y Prefabricados y Transportes.

Dos de estas empresas – ICA y Caabsa- están compitiendo por el tramo tres del Tren Maya que va de Calkiní, Campeche a Izamal, Yucatán. De acuerdo con FONATUR, Caabsa en alianza con Comsa Infraestructura hicieron la oferta más económica por 9 mil 765 millones de pesos, mientras que ICA quedó en séptimo lugar con una oferta de 10 mil 486 millones de pesos. Otras 14 empresas también presentaron sus propuestas.

El próximo viernes 15 de mayo FONATUR dará el fallo de la licitación a la mejor propuesta calidad-precio. El Tren Maya iniciará operaciones en 2023 y tendrá la capacidad de trasladar a 3 millones de visitantes al año.

Vannya Bello