¿Qué cambios hay en los bebés durante el parto?

México, 29 Mayo.- Uno de los cambios más notorios es el grado de deformación que sufre la cabeza durante el parto vaginal.

Por medio de estudios de resonancias magnéticas, los investigadores de la Universidad de Wollongong, en Australia, han demostrado el grado de desplazamiento que sufren los huesos del cráneo del bebé.

A través de las imágenes expuestas se puede apreciar cómo la cabeza del bebé adquiere una forma semejante a la del pan de azúcar, es decir, como un cono alargado con la punta redondeada para poder pasar por la pelvis.

FOTO OLIVIER AMIE Y COAUTORES, CC BY

“La reconstrucción tridimensional de la resonancia cerebral fetal muestra la forma del cerebro de un bebé antes de parto (en morado en las imágenes A, C y E) y durante la segunda etapa del parto (en naranja en las imágenes B, D y F).”

Sin embargo, la compresión de la cabeza es solo una de las diferentes alteraciones físicas que se producen durante el nacimiento, todo con la finalidad de hacer posible su existencia independiente.

Muchos de los sistemas del cuerpo humano cambian incluso antes de nacer, pero otros deben transformarse repentinamente después de parto como la expansión de los pulmones.

Lo sorprendente es que los descubrimientos son muy recientes,  pero todos estos  detalles y procesos biológicos son los que aumentan la posibilidad de supervivencia durante los primeros minutos en el exterior.

INCREMENTO DEL OXÍGENO

Cuando el bebé aún se encuentra dentro del cuerpo de su madre, la sangre pasa a través de la placenta para deshacerse de los deshechos y recoger el oxígeno y los nutrientes que obtiene por su madre, entonces el nivel de oxígeno que necesita es relativamente bajo.

El bebé obtiene mecanismos para hacer frente a la repentina cantidad de oxígeno que                  recibe al nacer. La ictericia leve es una coloración amarilla temporal de su piel debido a un retraso en la activación de las enzimas hepáticas, que es uno de estos mecanismos de protección más observados en los bebés.

PLACENTA

Antes del nacimiento la circulación sanguínea pasa por la placenta y no por los pulmones, pero justo después del parto, el flujo placentario se detiene, de esta forma la sangre del corazón debe dirigirse hacia los pulmones recién expandidos.

Gracias a este tipo de investigaciones, los doctores se han especializado en entender la relación de las primeras respiraciones del bebé y la expansión del flujo sanguíneo pulmonar y saber exactamente cuando cortar el cordón umbilical o en qué momento los recién nacidos prematuros o enfermos necesitan ayuda respiratoria.

Lo alarmante es que estos cambios que indican que el bebé está listo para nacer no siempre se producen, sobre todo si se trata de un nacimiento prematuro en el que se pueden presentar problemas para expandir los pulmones o para reemplazar el oxígeno y otros gases en los pulmones.

Pero a pesar de todos estos cambios, la mayoría de los bebés se benefician de los empujones del parto, ya que desencadenan señales biológicas que avisan al bebé para prepararse para nacer.

¿Qué pasa con los bebés nacidos por cesárea?

Los bebés que nacen por cesárea regularmente se les dificulta más la transición al mundo exterior y tienen una mayor tasa de ingreso en unidades neonatales derivados de problemas respiratorios.

De acuerdo a los especialistas, cada semana de adelanto con respecto al parto a las 40 semanas prácticamente duplica el riesgo de ingreso en unidades neonatales.

Actualmente los doctores valoran los riesgos del parto junto a los riesgos de la falta de madurez del bebé para establecer la fecha de nacimiento.

Muchas de las consecuencias que pueden tener los bebés que nacen a través de cesárea pueden modificarse mediante esteroides que producen sus cuerpos de forma natural y que son mejor conocidas como “hormonas del estrés” que ayudan a la maduración pulmonar durante el nacimiento.

En otras ocasiones, los esteroides que se le dan a la madre engañan al sistema del bebé para que prepare su plan de escape y tenga sus pulmones listos para el parto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *