Preparan la transición en la Casa Blanca; es la última semana de Trump

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Donald Trump todavía no reconoció la victoria de Joe Biden, pero su administración ya accedió a iniciar el proceso de transición gubernamental. Incluso cuando todavía están vigentes los recursos legales interpuestos por su equipo sobre los resultados de las elecciones del 3 de noviembre.

Se trata de la transferencia de información y tareas importantes de una administración a la siguiente, lo que garantiza que el presidente electo y su equipo estén al día cuando lleguen a la Casa Blanca.

El gobierno entrante cuenta con la asistencia de una agencia gubernamental conocida como Administración de Servicios Generales (GSA, por su sigla en inglés), que proporciona fondos y ayuda con aspectos logísticos como oficinas, equipamiento y tecnología.

Una transición suele durar alrededor de 11 semanas.

Por lo general inicia desde que queda claro quién es el presidente electo y dura hasta el 20 de enero, cuando el nuevo mandatario asume el cargo de forma oficial.

Además, no es solo un puesto de trabajo lo que se entrega, el nuevo gobierno tiene a su disposición alrededor de 4.000 puestos, según el Centro para la Transición Presidencial.

LO QUE SE PRESUME

Trump planea agotar el reloj en sus cuatro años en el cargo al destacar lo que cree que son sus mayores logros, incluido el muro que construyó su administración en al menos parte de la frontera de Estados Unidos con México. Se espera un viaje a Alamo, Texas, cerca de la frontera el martes, dijo un portavoz de la Casa Blanca.

El mandatario también está preparando al menos una ronda más de indultos, e intentará por última vez avanzar en el esfuerzo de su administración para controlar a las grandes tecnológicas.

Trump y su equipo responderán a la prohibición de Twitter durante su última semana en el cargo apoyándose en su lucha contra lo que él llama censura de los republicanos por parte de las grandes empresas de tecnología.

El presidente ha exigido durante mucho tiempo que el Congreso revoque la Sección 230, una exención de responsabilidad de la que dependen las empresas de redes sociales para permitir un discurso relativamente sin restricciones en sus plataformas.

Es probable que amplifique ese llamado, aunque se espera que la toma de posesión de Biden el 20 de enero y la toma del Senado por los demócratas eliminen las perspectivas de cualquier cambio en la ley por ahora.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas