Despertar México

Para evitar filas, habrá más puntos de aplicación de pruebas rápidas en CDMX

El 1 de diciembre, el gobierno de la CDMX anunció que para evitar largas filas en la aplicación de las pruebas rápidas, estas estarán disponibles en 117 centros de salud, 50 macro quioscos y 33 quioscos de la salud, ubicados en la explanada de las alcaldías y estaciones del metro y en las colonias de atención prioritaria. 

Y es que la Ciudad de México rebasó el límite de hospitalizaciones por COVID-19 que estableció el gobierno capitalino para regresar al semáforo rojo.

Las últimas cifras oficiales del 30 de noviembre indican que ya se rebasó ese número al alcanzar las 5 mil 174 camas ocupadas, 3 mil 839 corresponden a personas hospitalizadas solo en la Ciudad de México.

Al 30 de noviembre se tenían registradas 3 mil 839 camas ocupadas en la Ciudad de México: 2 mil 930 son camas generales y 909 de terapia intensiva.

Indicó que, en caso de que se determinen implementar medidas más restrictivas, así se tendrá que hacer.

“Si ustedes recuerdan cuando nosotros anunciamos el Plan hacia la Nueva Normalidad de la Ciudad de México definimos una serie de criterios para los semáforos en la ciudad, después de eso se hicieron una serie de reuniones con todas las entidades de la República, inclusive apoyó la coordinación el Gobernador de Yucatán, que es el responsable de la Comisión de Salud de la Conago”, declaró.

La toma de la muestra en la garganta o la nariz tarda solo unos minutos y los resultados están en menos de media hora, pero por la alta demanda, para alcanzar una ficha, la gente llega a formarse desde las 5:30 o 6 de la mañana.

El gobierno de la CDMX tiene la meta de hacer 20 mil de estas pruebas rápidas al día, en los 200 puntos donde las tiene disponibles. El 27 de noviembre, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, anunció que su administración invertirá 160 millones de pesos para adquirir 1 millón de pruebas de antígeno.

La finalidad de esto es avanzar en la identificación de positivos y su aislamiento, aumentar la atención a la población a través de orientación médica y dar seguimiento a las personas con la enfermedad.

Hasta la semana pasada, en los macro quioscos ubicados en las explanadas de las alcaldías, a las personas interesadas en hacerse la prueba sólo se les pedía llenar un formulario, en el que debían anotar sus síntomas. Si no los tenían se les solicitaba ceder su lugar a alguien más. 

En los centros de salud la referencia de un médico externo o una valorización médica ahí mismo es indispensable para acceder a la prueba. 

Luciana Salgado