Oficinas Familiares reaccionan positivamente a era post-pandemia: Rodrigo Besoy Sánchez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Ilustra el tema de Rodrigo Besoy Sánchez sobre oficinas familiares con una computadora

México, 3 septiembre.- A la par que se habla de una nueva normalidad en la vida diaria de las personas, la era post-pandemia atrajo cambios relevantes en el mundo de las inversiones, en donde las Oficinas Familiares han reaccionado de manera positiva sabiendo adaptarse a las nuevas tendencias, asegura el especialista Rodrigo Besoy Sánchez.

“Mientras vemos cómo se reconfiguran industrias como la de las compras en línea, viajes o inmuebles, el futuro de las inversiones también se ha modificado y específicamente, en lo que compete a las Oficinas Familiares, vemos que existe mayor apetito por las inversiones de riesgo”, comparte el inversionista mexicano.

 De acuerdo con la última encuesta publicada por Agreus, reconocida consultora de Family Offices, en los últimos meses las tendencias apuntan a inversiones de mayor riesgo, diversificación del portafolio y la conformación de equipos internos más grandes, para satisfacer la demanda de incentivos.

 “Si bien, hasta 2019 la mayoría de las Oficinas Familiares en el mundo, se manejaban con discreción, tras la pandemia se ha visto que son más propensas a hacer inversiones de alto capital de riesgo, e incluso son más oportunistas al momento de buscar en dónde poner los activos”, detalla Besoy Sánchez.

 

Acelerar la recuperación

 

Lo anterior, tiene como sustento la última encuesta elaborada por la consultora Agreus, cuyos resultados señalan que el 59% de las Family Offices decidieron asumir más riesgos al invertir después de la pandemia.

Otro aspecto que detonó la crisis sanitaria global, y que el especialista mexicano considera como una de las tendencias más importantes a seguir durante el próximo año, es que el sector entendió que para acelerar la recuperación, sería necesario invertir en más clases de activos en lugar de centrar todo en un solo nicho.

“Ya no solo fueron inversiones inmobiliarias o en arte. Ahora vemos que las Family Offices están buscando poner su capital en aquellas industrias innovadoras y necesarias como la de la tecnología, farmacéutica e incluso energética”, detalla Besoy Sánchez.

En ese sentido, el reporte de Agreus precisa que el 74% de las Oficinas Familiares diversificaron sus carteras de inversión como resultado directo del Covid-19, y que mientras el 58% decidió aumentar sus inversiones en Private Equity, el 68% lo hizo en inversiones directas.

Besoy Sánchez indicó que es interesante ver cómo se adaptan las Family Offices a los entornos cambiantes; y consideró que sin duda, esa capacidad de reconfiguración será lo que les permita afianzar nuevamente su posición en los mercados.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas