Despertar México

Oficinas familiares deberán preparase para salto transfronterizo: Rodrigo Besoy Sánchez

Especialistas en materia de impuestos, planificación patrimonial y regulación internacional, entre otros, serán necesarios para la operación de las Oficinas Familiares, de cara a nuevas normalidades y problemáticas que surgirán en torno a inversiones transfronterizas, así lo refiere el asesor financiero Rodrigo Besoy Sánchez.

“El cambio generacional, será algo que también estará presente en las estructuras internas de las oficinas familiares y para lograrlo de manera efectiva, deberán pensar también en incluir a asesores sobre planificación y sucesión, pues el contexto actual en el que vivimos demanda estructuras mas complejas ad hoc tanto al entorno como a las familias”, explica.

Besoy Sánchez adelanta que seguramente existirán cambios en regulaciones y/o reformas fiscales importantes después de la pandemia de Covid-19, en respuesta a la necesidad de los gobiernos por financiar los niveles de deuda pública generada por los planes de emergencia implementados para salvaguardar a la población. De ahí que especialistas en diversas materias serán necesitados por prestigiadas Oficinas Familiares alrededor del mundo. Sobre todo, asesores que puedan acercar a las familias los mejores recursos disponibles y que les ayuden a generar un plan integral en lugar de esfuerzos aislados y puntuales.

Asimismo, identifica otro factor importante que se ha detonado a raíz de la pandemia, y éste tiene que ver con la residencia de los integrantes de las oficinas familiares.

“Para fines fiscales, la residencia de los miembros de las oficinas familiares podría verse modificada. Muchos empresarios e inversionistas que se hayan quedado o decidan quedarse por un tiempo prolongado en otros países que no son los de su residencia habitual, generará implicaciones al considerarlos residente fiscal en dicho país para efectos del período en el que permanezcan fuera de su país de origen. Hubo incluso casos en algunas naciones donde debido al cierre de fronteras para evitar la propagación del Covid-19, como es el caso del Reino Unido, las semanas adicionadles que han pasado en encierro y sin posibilidades de regresar a su lugar de origen, son suficientes para considerarlos como residentes y para efectos fiscales del periodo 20201-2021 tendrán implicaciones”, señala.

Otra materia pendiente que Besoy Sánchez identifica en la actual estructura y conformación de las Oficinas Familiares, tiene que ver con la planificación patrimonial.

“He tenido oportunidad de asesorar a diversos grupos de inversionistas o integrantes de oficinas familiares y un común denominador que encuentro, es que cuando están conformadas con operaciones o activos en distintos países, los testamentos deben considerar la regulación de todas las jurisdicciones relevantes para los implicados, de tal manera que en el caso de una herencia no existan cabos sueltos o se detonen implicaciones fiscales en los bienes o activos heredados”, precisa.

Para el especialista, temáticas como éstas serán una constante a partir de la denominada era post-Covid, que deberán atender de forma rápida las Oficinas Familiares para garantizar la continuidad y buen funcionamiento, así como mantenerse a la vanguardia ante las nuevas demandas y reglas del juego que surgirán en el mundo.

Vannya Bello