Ley Rider provoca severas afectaciones; en México, Rappi y otras plataformas por escenario diferente

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Viven repartidores de Rappi y otras plataformas escenario diferente en México, al que se experimenta en España con la Ley Rider.

Rappi y otras plataformas viven un escenario diferente al que reina en España por la Ley Rider. Las afectaciones por la polémica ley continúan y se alejan cada vez más  de su verdadero objetivo.

En México, la flexibilidad para los repartidores y conductores quedó asegurada tras el convenio firmado hace unas semanas entre el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y plataformas digitales como Rappi, Uber, DiDi y Beat.

Dicho convenio dio como resultando un escenario de colaboración en el que no se compromete la flexibilidad, ni los ingresos de los ahora reconocidos trabajadores independientes.

De igual manera, actores como Zoé Robledo, titular del IMSS; Luisa María Alcalde, Secretaria del Trabajo; y Norma Gabriela López Castañeda, Directora de Incorporación y Recaudación del IMSS,; previeron estos escenarios y optaron por llevar a nuestro país por un camino diferente.

¿Qué sucede con la Ley Rider en España?

Dicha ley pasará a la historia este año, como una de las peores leyes que más ha dañado a los trabajos, ingresos e inversiones de la Economía Gig.

La salida de Deliveroo en España debido a la Ley Rider dejó sin este ingreso a cerca de cuatro mil repartidores directamente.

Por otro lado, las estimaciones de asociaciones como Repartidores Unidos y la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA), apuntan a que la Ley Rider ha dejado sin ingresos a más de 15 mil repartidores en todo el país.

Inconformidad y molestia 

El portal español vozpopuli.com ha recabado diferentes testimonios de repartidores que han expresado su inconformidad con las nuevas condiciones.

Por ejemplo, uno de ellos explicó que ahora su labor como repartidor se refleja en un sueldo de 1.180 euros brutos (apenas 1.000 euros netos) a través de una subcontrata o Empresa de Trabajo Temporal, con jornadas de 40 horas a la semana, un solo día de descanso, usando su vehículo personal y con contratos laborales renovables cada quince días.

Otro expresa: “Así no veo viable este trabajo, yo antes ganaba más y tenía mucha más flexibilidad de horarios y para elegir los pedidos. Me salía más rentable siendo autónomo, ahora prácticamente nos dejan en la calle”.

En España este caso deberá ser tomado como aprendizaje para evitar impactar negativamente a miles de repartidores que aprovechan la flexibilidad de las plataformas para tener un ingreso.

Últimamente, medios españoles han denominado estos días como un “periodo caótico” en el que la implementación de la Ley continúa impactando negativamente en el sector.

 

Con información de @Safeshopping

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas