Despertar México

La verdad de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

Ciudad. de México, 14 Dic.- Nuestro país padece de una crisis periodística muy grave, en donde la mayoría de los periodistas solo se dedican a ejercer su profesión e investigación hasta donde sus jefes editoriales se los permiten. No hay una ética periodística y de libre investigación, pues, en caso de saltarse lo acometido por las editoriales estas te despiden, y el claro ejemplo es el de la periodista Carmen Aristegui, primero despedida de Televisa y posteriormente de MVS sin alguna justificación clara.

Las casas editoriales de periódicos y noticieros se dedican a divulgar hasta donde sus intereses (económicos o sociales) no se vean perjudicados, ni el de los dueños, ya sea también por temor a la represión que pueda llegar a tener el gobierno, entendiéndose que la información es poder, así como la dificultad para tener acceso a la misma, y lo podemos constatar con el aumento en la cantidad de periodistas asesinados en los últimos años (prácticamente desde el gobierno panista de Felipe Calderón).

Las notas periodísticas que leemos o escuchamos a diario se limitan a decirnos toda la verdad de los hechos que acontecen, y nos muestran y dicen prácticamente lo que quieren y deciden sin que, por la opinión pública pueda juzgárseles su trabajo de llegar a saber si lo que dicen es cierto. No es justo que un periodista de uno de esos canales masivos y abiertos en televisión o radio se pongan a hablar y decir pura charlatanería sin fundamentos claros, y además se pongan en una postura que la cual implique confundir a todas aquellas personas que solo tienen disponible dicho medio masivo de divulgación, y no pueda tener acceso a otros medios de información: eso es engañar, confundir y jugar con la verdad de los hechos que realmente pasan y no se dicen, o bien, se dice totalmente otra cosa distinta a la que realmente es.

Por otro lado, cabe destacarse la manera en la que el gobierno en los diversos niveles se maneja, en el sentido de rendir información y versiones de hechos que no son del todo ciertos y mas bien son inciertos, como por ejemplo, la versión dada de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

La periodista Anabel Hernández, partiendo de la base y el hecho de no tener una razón clara y motivo suficiente del porqué de la desaparición de los estudiantes, indicando que había algo más que no se estaba mencionando y tras dos años de investigación, encontró que dos de los autobuses que tomaron los estudiantes para trasladarse a Iguala, no sabían que llevaban una carga de heroína equivalente a dos millones de dólares, y el ejército encabezó una operación de intentar rescatar la droga.

Para ello, menciona Anabel, el gobierno federal (Peña Nieto) estuvo totalmente informado de lo sucedido la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014, donde los estudiantes estaban siendo atacados, así como de la participación de la Policía Federal y del ejército mexicano. Lo anterior, según la periodista, indica que el blanco no eran los estudiantes, si no sacar la heroína de los camiones y asegurarla, pero al darse cuenta los estudiantes de lo que estaba haciendo el ejército con la droga, esto causa la desaparición de los estudiantes para no dejar testigos, sin mencionar, además que casualmente la desaparición de los cuarenta y tres estudiantes son solamente los que viajaban en estos únicos dos camiones de los cinco que se trasladaban a Iguala.

La responsabilidad del gobierno de Peña Nieto, a través de sus instancias de la PGR, es haber sabido todo lo anterior, y no hacer nada, y solapar, tolerar y encubrir lo que el ejército mexicano hizo, así como dejar impune el caso de los cuarenta y tres estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos al no haber responsables certeros, y por el contrario fabricar una “verdad histórica” totalmente falsa. Sin mencionar, el permitir, solapar y encubrir los nexos y corrupción entre el ejército mexicano y el narcotráfico.

Bibliografía

Entrevista del periodista Jorge Ramos a la periodista Anabel Hernández

Redacción DMX

Añadir comentario