Despertar México

Gobierno de China restringe uso de videojeugos en menores de edad

Ciudad de México, 07 Noviembre.- Si bien es cierto los videojuegos se han ido convirtiendo en una industria muy demandada por parte de los niños y jóvenes, sin embargo, su uso desmedido puede llevar a traer ciertos problemas de salud como ansiedad, depresión, insomnio y aislamiento social.

Ante esta problemática, el gobierno de China impuso un toque de queda para que los jóvenes y niños menores de 18 años dejen de jugar en línea entre las 10:00pm y las 8:00 am.

Este veto restringe a 90 minutos el tiempo que puede jugarse en los días entre semana y en fin de semana o vacaciones solo se podrán utilizar durante tres horas.

Esta es una opción por la que ha optado el país asiático para combatir la adicción a los videojuegos.

Las pautas que fueron recientemente publicadas también incluyen límites de gasto para los menores que se especifican de la siguiente manera:

-Los menores entre 8 y 16 años solo podrán gastar hasta 200 yuanes (US$29) al mes

-Los usuarios de entre 16 y 18 años no podrán realizar comprar mayores a los 400 yuanes (US$51) en sus cuentas de juego.

Estas medidas surgieron debido a la preocupación sobre los padecimientos que los niños comenzaron a mostrar por el uso de estos dispositivos, entre ellos el aumento de miopía en este sector de la población.

En 2018, China puso fin a las aprobaciones de nuevos videojuegos, lo que significó un golpe fuerte para la industria.

Las nuevas pautas se aplicarán a todas las plataformas de juego en línea que operan en China y para eso el gobierno construirá un sistema de identificación unificado para todas las plataformas de juego que dejará verificar la identidad y edad de los usuarios.

LOS VIDEOJUEGOS Y LA SALUD

La Organización Mundial de la Salud incluyó por primera vez a los videojuegos como un problema de salud mental.

Algunos países han identificado el juego excesivo como un problema importante de salud pública y muchos ya han instalado clínicas privadas para tratar esta afección.

Vannya Bello

Añadir comentario