Despertar México

El papa no presidirá la misa de fin de año; tiene dolor de ciática

El papa Francisco no presidirá la misa de fin de año que se celebrará esta tarde en el Vaticano y tampoco la de Año Nuevo que tendrá lugar mañana, 1 de enero, como consecuencia de una “dolorosa ciática”, informó este jueves la Santa Sede.

“Debido a una dolorosa ciática, las celebraciones esta tarde y mañana por la mañana en el Altar de la Cátedra de la Basílica Vaticana no serán presididas por el Santo Padre Francisco”, ha señalado el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, en una nota.

En su lugar, el cardenal Giovanni Battista Re presidirá esta tarde la misa de las últimas vísperas, en la que se entonará el himno del “Te Deum” de acción de gracias por el año transcurrido; mientras que el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, lo hará en la misa del 1 de enero de 2021.

El papa Francisco, al que a veces se ha visto caminar con dificultad por el dolor y que recibe regularmente fisioterapia, sí ofrecerá mañana, 1 de enero, el rezo del Ángelus desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, como estaba previsto.

VACUNAS PARA TODOS

Apenas en Navidad, el papa expresó: “Que la Palabra eterna del Padre sea fuente de esperanza para el continente americano, particularmente afectado por el coronavirus, que ha exacerbado los numerosos sufrimientos que lo oprimen, a menudo agravados por las consecuencias de la corrupción y el narcotráfico”.

Desde el aula de las bendiciones en el interior de la Basílica de San Pedro, Francisco hizo referencia a Chile y pidió que el niño Jesús “ayude a superar las recientes tensiones sociales”. Y también rogó para que ponga fin “al sufrimiento del pueblo venezolano”.

Francisco también cito otras crisis internacionales. Los rostros de los niños de Siria, Irak o Yemen, que “están pagando el alto precio de la guerra”, tienen que “conmover las conciencias de las personas de buena voluntad”, instó. En su tradicional panorama de los conflictos del planeta, seguido de la bendición ‘Urbi et orbi’, el papa insistió en la esperanza de que la Navidad sea “el momento propicio para disolver las tensiones en todo Oriente Medio y en el Mediterráneo oriental”.

El mensaje de la pandemia

El discurso, pronunciado este año en el interior de la basílica y no asomado al balcón de la logia central debido a la pandemia, destacó que “en este momento de la historia, marcado por la crisis ecológica y por los graves desequilibrios económicos y sociales, agravados por la pandemia del coronavirus, necesitamos más que nunca la fraternidad”.

También instó a quienes tienen responsabilidades a que se garantice la vacuna a todos “sobre todo a los más vulnerables”.