Despertar México
inmigrantes

El Gobierno de Johnson rechazará aquellos inmigrantes que no hablen inglés

El Gobierno de Boris Johnson dio a conocer sus planes a lo que él llama “retomar el control de las fronteras” en donde el objetivo es fortalecer las condiciones de ingreso que se dan en el al país y al mercado laboral.

Por lo que a partir de enero de 2021 el libre movimiento de personas será denegado asi como para aquellas que buscan la pertenencia a la UE. Asimismo Downing Street ha elaborado un sistema de puntos que prácticamente veta la llegada de trabajadores no cualificados o con bajo nivel de inglés de esta manera los empresarios anuncian consecuencias desastrosas sí se renuncia a esa mano de obra.

En donde las cifras de los últimos años demostraron que el verdadero descontrol se da en el número de inmigrantes de zonas diferentes a la UE que llegan al Reino Unido, pero la cifra de ciudadanos comunitarios se vio baja desde que el Brexit creó un ambiente repleto de dudas. 

Por otro lado el Gobierno de Johnson dijo no estar dispuesto a permitir que los datos se pongan por delante de los prejuicios por esto mismo la ministra del Interior, Priti Patel hija de ciudadanos indios y furibunda euroescéptica, se dedicó a recorrer los estudios de radio y platós de televisión para denunciar la “distorsión” que el libre movimiento de personas ha provocado en el mercado laboral. “Tenemos ocho millones y medio de británicos de entre 16 y 64 años que son económicamente inactivos. Queremos que las empresas inviertan en ellos y les formen”, ha defendido en la BBC.

De esta manera Downing Street tuvo que dar a conocer un plan de inmigración que se basará en un sistema de puntos, similar, según el Gobierno británico, al que existe en Australia, donde se supone que son veinte puntos si se presenta una oferta previa de contrato; otros tantos si se tienen las cualificaciones necesarias; 10 más si se posee un buen nivel de inglés, y 20 si el salario anual ofrecido alcanza los 30.000 euros. 

Sin embargo, hay que tener en cuenta otros factores, como la demanda de mano de obra en sectores concretos o el nivel académico las cuales entrarán en la cesta y serán intercambiables.

Además de que el requisito que se pide para entrar al país será de 70 puntos, pero se dice que este sistema no afectará a los ciudadanos que ya son comunidad y se encuentran viviendo ya dentro del Reino Unido.

Pero también esta práctica afectará el acceso a los trabajadores que esten poco cualificados así como aquellos que no sepan hablar inglés y en palabras de la portavoz de Interior laborista, Diane Abbott: un plan sin sentido”.

Violeta Martinez

Añadir comentario