Deporte en la UNAM, espacio para la diversidad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

El deporte universitario es un espacio óptimo para la expresión de la libertad individual, afirmaron estudiantes en el conversatorio Diversidad, Orgullo, Representación y Competencia, celebrado en el contexto del Día Internacional del Orgullo LGBTTTIQ+ y transmitido por Facebook Deporte UNAM.

“Es importante visibilizar que, dentro de la heteronorma, hay espacios para que las disidencias sexuales y las mujeres se ejerciten físicamente; aquí he encontrado gente que ha respetado mi identidad de género y mi orientación sexual, en eso consiste formar parte de un equipo, saber que tienes otra familia que te apoya y te acepta como eres”, comentó Paulo Santa María Rabadán, tesista en estudios latinoamericanos en la Facultad de Filosofía y Letras e integrante del equipo representativo de frontón de la Universidad, en la especialidad de mano.

En la charla, que formó parte del ciclo de emisiones denominado Género y Deporte, las y los participantes relataron cómo viven la disciplina elegida y la relevancia de la diversidad en su práctica. Melissa Rojas Gloria, esgrimista y estudiante de Prepa 9 Pedro de Alba, externó que para ella significa tener un lugar seguro al “estar rodeada de personas que son parte de la comunidad universitaria y compartir con ellos mi forma de ser y de vivir el mundo, sin temor a ser juzgada”.

El conversatorio fue moderado por Víctor Cortés de la Cruz y Ana Laura Valdez Espinosa, integrantes de la Comisión Interna para la Igualdad de Género de la Dirección General del Deporte Universitario (DGDU).

Igualmente tomaron parte Daniel Jiménez Yáñez, licenciado en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras, y Oriana Nieto Trejo y Salvador Sánchez Conejo, ambos integrantes del equipo representativo de gimnasia aeróbica de esta casa de estudios.

Ana Laura Valdez, quien también es presidenta de la recién creada Asociación de Yoga de la UNAM, recalcó que en cada individuo hay particularidades y no se puede asumir que todos tenemos la misma orientación ni los mismos gustos.

“Afortunadamente la Universidad cuenta con estos espacios para expresarnos y para la inclusión en el deporte”, dijo.

Además de aportarle salud física, “el deporte me ha dado salud emocional. El sentimiento de unidad y pertenencia a un grupo donde te sientes a salvo y te ayuda cuando te sientes mal por situaciones externas. Llegas a entrenar con tu equipo y se te olvida todo, la práctica deportiva me ha ayudado a entender que hay realidades distintas a la mía”, agregó el pelotari Paulo Santa María Rabadán.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas