Despertar México

Construcción del Tren Maya deberá ir acompañado por compromiso social y ambiental

La construcción del Tren Maya enfrenta algunas resistencias de poblaciones que están en contra de su reubicación y que actualmente habitan en los derechos de vía que serán utilizados durante los trabajos de ampliación y desarrollo de la obra. Algunos más argumentan que habrá un deterioro en la calidad de vida de la zona y daños al medio ambiente.

Sin embargo, de acuerdo con los requerimientos del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR), las empresas constructoras, hasta ahora Mota Engil México en alianza con China Communications Construction y CICSA con FCC en los tramos uno y dos respectivamente, deberán de garantizar la reubicación de los habitantes y también la salvaguarda de la flora y la fauna de la región.

En opinión de expertos en el desarrollo de proyectos de infraestructura sustentable, las compañías deberán de ir más allá de los requisitos que pide el FONATUR, para asegurar el éxito de la obra. Las comunidades del sureste del país tendrán que ser integradas como parte de la generación de empleo local, y al mismo tiempo beneficiadas por el desarrollo y mejora en la calidad de vida de sus comunidades.

Los consorcios ganadores de la licitación ya iniciaron obras en los tramos uno y dos el pasado 1 y 12 de mayo respectivamente. Aunque hasta ahora no han hecho públicos los planes de mitigación y apoyo social, ambas empresas tienen en su trayectoria algunas acciones de vinculación con la comunidad en materia de educación, salud y emprendimiento.

Este viernes el FONATUR anunciará al ganador del tramo tres del Tren Maya que va de Calkiní, Campeche a Izamal, Yucatán y 10 días después deberá comenzar la obra. Un total de 16 consorcios participan en el concurso. Esta semana versiones periodísticas han señalado que la decisión final está entre tres empresas: la mexicana Caabsa en alianza con Comsa Infraestructura, la española SACYR en colaboración con Impulsora de Soluciones en Infraestructura, una empresa de Invecture de Grupo Salinas, y Grupo GAMI con Azvi México.

En materia de responsabilidad social estas tres empresas han desarrollado diversas iniciativas. Caabsa tiene una fundación dedicada a la promoción de la educación de niños y jóvenes, construcción y equipamiento de escuelas, además de centros comunitarios para la alfabetización de adultos mayores y programas de voluntariado.

En el caso de SACYR, si bien tiene compromisos a nivel global en su informe anual de sustentabilidad, la mayoría de sus acciones están ubicadas en España. Por su parte GAMI, de acuerdo a su sitio web apoya a través de patrocinios actividades de deporte, cultura y educación.

El FONATUR, la Secretaría de Educación Pública y la Procuraduría Agraria, tienen firmados dos convenios para promover el desarrollo de las comunidades que recorre el Tren Maya. Asimismo, la SEP se comprometió a incorporar Instituciones de Educación Superior, y realizar programas de capacitación a alumnos y docentes, entre otras actividades. Por su parte FONATUR promoverá el financiamiento de inversiones privadas, sociales y locales, y la Procuraduría Agraria brindará asesoría jurídica y representación legal para respetar las tierras y el patrimonio cultural de la zona.

Vannya Bello