Violencia en la ciudad, por nuevo modelo judicial: MAM

El jefe de gobierno convocará a una reunión urgente para analizar una reforma al sistema de justicia penal, así como el endurecimiento de las penas por portación de armas de fuego

Ciudad de México, Mayo 11- Miguel Ángel Mancera, presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), anunció que convocará a una reunión urgente, a fin de discutir una posible reforma al sistema de justicia penal.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México opinó que el sistema penal tiene cosas buenas que hay que mantener, pero hay otras que no están funcionando. Al señalar que algunos hechos de violencia en la capital están ligados a personas con antecedentes que han logrado salir de las cárceles por el nuevo sistema penal, Mancera advirtió que en la ciudad no habrá impunidad.

“Estaré convocando a una reunión de la Conago porque si no la ciudad va a estar padeciendo estas entradas y salidas permanentes (de criminales).

“De cualquier manera, que sepan y que les quede claro a los que delinquen, a los que se atreven acá en la ciudad que no va haber impunidad, que vamos a agarrar a todos los que le causen daño a cualquier persona aquí en la Ciudad de México”, puntualizó.

Se prevé que la reunión se realice la próxima semana, pues ya se está hablando con las oficinas de cada uno de los ejecutivos estatales. En dicho encuentro, Mancera también pondrá a consideración de los gobernadores el endurecimiento de las penas por portación de armas de fuego.

“Que salgan a relucir armas no es sano para ninguna sociedad, pero eso es lo que hemos permitido cuando no regulamos con energía este tema de la portación”, puntualizó.

Señaló que entre las cosas que no están funcionando en el nuevo sistema penal está la de dejarle toda la responsabilidad a las víctimas.

“La víctima es la que decide si alguien se va a la cárcel o no. Es algo muy pesado para la sociedad. Hay un daño que se le hace a la sociedad, que debe de ser un daño que se sancione por el peso de la ley, no por la decisión de una víctima, que después se siente amenazada y que lo más fácil es que diga ‘otorgo el perdón y que ya no se siga con el caso’”, explicó.

Puso como ejemplo el caso de una persona que fue detenida con un arma larga en la ciudad, salió libre y tiempo después mató a una mujer.

Estadísticas de la Subsecretaría de Sistema Penitenciario de la Ciudad de México señalan que hasta el pasado 5 de mayo había 3 mil 291 reos acusados de delitos federales como portación, uso o comercio de armas y explosivos, delitos contra la salud, secuestro, delincuencia organizada u homicidio.

Aunque este tipo de reclusos actualmente representan apenas 11 por ciento del total de la población en reclusorios, que es de 29 mil 871, su simple presencia también representa la disposición de lugares ex profeso para ellos, con vigilancia especial que incluye, en algunas ocasiones, el uso de un sistema de circuito cerrado de televisión.

La presidenta de la Comisión Especial de Reclusorios de la Asamblea Legislativa, Rebeca Peralta, consideró que tener reos de alta peligrosidad y por delitos federales en un reclusorio de la ciudad significa un riesgo institucional.

“Es un riesgo total relacionarlos con reos vinculados con robos o que están por delitos menores. Los reos federales tienen un índice criminológico muy alto, por lo que deben estar en un penal federal y de máxima seguridad”, señaló.

También dijo que promoverá un exhorto a la Secretaría de Gobierno para que prohíba el ingreso de reos federales a los reclusorios locales, pues además generan un costo extra al presupuesto de la ciudad.

“Se trata de reos federales, reos que tienen que estar al resguardo de la Federación, que cometieron un delito federal contra la nación. Entonces pido que la Federación se lleve a sus reos y que deje de delegar la responsabilidad al gobierno de la ciudad al que, por cierto, redujeron el presupuesto”, sostuvo Peralta.

Anualmente, el gobierno capitalino gasta 90 millones 191 mil 500 pesos para mantener a los reos del fuero federal que se encuentran en los penales locales. “Diez por ciento de los reos son del fuero federal, esto puede parecer sencillo, pero es un gran problema. El gobierno federal solo envía a sus reos y ya, por lo que el gobierno local debe sacar una partida extra para mantenerlos”, insistió.

El último reo federal en ingresar a un reclusorio capitalino fue Víctor Geovanni González Sepúlveda, El Chómpiras, cómplice de Dámaso López Núñez, El Licenciado, capturados el pasado 2 de mayo en la colonia Nueva Anzures.

Con información de Milenio

Imágenes vía web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *