Un acto de libertad: Zavala

Comparto con ustedes una parte de mi mensaje en el INE al registrar la solicitud para la candidatura independiente a la Presidencia de la República: Este es un acto de libertad.

 

 

 

 

 

Ciudad de México, 16 Octubre.- Comparto con ustedes una parte de mi mensaje en el INE al registrar la solicitud para la candidatura independiente a la Presidencia de la República: Este es un acto de libertad.

Iniciamos un nuevo camino con audacia, con alegría y convicción. Es también una decisión ética. Sé que en este camino no estoy sola. Muchos de los que estamos aquí heredamos la lucha democrática y emprendemos una nueva etapa.

Sé bien que el camino que empezamos el día de hoy será difícil, pero estará lleno de satisfacciones. Mientras que la vida democrática se ha deformado para que las decisiones queden en manos de una o unas cuantas personas, yo hoy elijo ponerme en manos de los ciudadanos.

Sí, hoy me pongo en manos de los ciudadanos. En manos de las mujeres, de los jóvenes, de los padres y madres de familia, de millones de mexicanos que no se resignan a la corrupción, a la delincuencia, a la desigualdad.

Este proyecto es un llamado a los ciudadanos y depende de los ciudadanos.

No del dedazo de un presidente ni del capricho personal de un iluminado, ni tampoco de un arreglo cupular. Serán ellos, ustedes quienes decidan.

Sé lo que cuesta abrirse espacio. Que te nieguen la posibilidad de opinar y de participar, que te cuestionen todo, tus deseos, tu trayectoria, tus decisiones, tu valor. Que se atrevan a quitarte el nombre. Que te minimicen por ser honesta. Que les indigne tu inconformidad. Que les ofenda tu deseo de competir. Que te pidan quedarte callada.

Voy a estar del lado de las mujeres que se han abierto paso y de las que anhelan oportunidades que les han negado. Del lado de los jóvenes que sueñan y que esperan construir un México mejor. Estaré del lado de los hombres que desean participar y que esperan a ser convocados. Juntos vamos a demostrar que otra forma de hacer política es posible. Hoy inicia un movimiento de mexicanos libres.

Vamos a demostrar que se puede hacer política sin simulación, sin dobles discursos, sin mentiras. En los próximos 120 días tendremos que realizar la proeza de convocar y mover a un millón de personas para que con su firma validen esta nueva alternativa. Pediremos firmas, buscaremos a los ciudadanos y tocaremos puertas.

Vamos por esas firmas porque este momento nos exige una política a la altura de los sueños y esperanzas de los mexicanos.

Vamos por esas firmas porque México es grande en la medida en que los ciudadanos toman la responsabilidad en sus manos, como quedó demostrado en días pasados.

Vamos con los recursos que tenemos, con los que aportan los ciudadanos.

Vamos con alegría y generosidad a iniciar este esfuerzo ciudadano. El cambio vendrá de ustedes. Y yo voy a dar esa lucha con ustedes y para ustedes.

Porque una firma es más que sólo una rubrica, más que un trazo, es voluntad democrática, es una nueva forma de hacer política.

Es un “sí” a un México honesto en la vida pública y en la vida diaria. Es un “sí” para terminar con la corrupción y devolverle la confianza a México.

Cada firma será un “sí” a la posibilidad de un país con desarrollo integral, a las libertades económicas con la acción del Estado para igualar las oportunidades, que mire al que menos tiene.

Cada firma será un “sí” a una opción que busca el desarrollo sustentable que cuide el medio ambiente, a un país que honre su historia y preserve su cultura.

Cada firma será un “sí” al bien común, a la dignidad de la persona, a un México solidario que eleve la calidad educativa y el acceso a la salud. Cada firma será un “sí” a un país que desarrolle la innovación y la tecnología. Un “sí” a un México con seguridad y justicia, en el que los jóvenes caminen por nuestras calles con la certeza del futuro en sus manos.

Cada firma será un “sí” a un país fuerte, con instituciones que garanticen la libertad, la legalidad, el cumplimiento de la ley, el Estado de Derecho.

Cada firma será un “sí” a un México valiente y lleno de esperanza. Que deje atrás los tiempos nublados y busque un futuro luminoso. El futuro que México merece, el que merecemos, el que vamos a construir juntos.

Columna publicada originalmente por El Universal 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *