¿Qué llevabas puesto el día que te violaron?

“No es la ropa la que causa la violencia sexual, es la persona la que causa el daño”

Ciudad de México, 25 Enero.- Desafortunadamente hoy en día se sigue justificando a los agresores sexuales de una forma tan sutil que incluso hasta parece inofensiva, pero que sin duda alguna recrimina a las víctimas de dichos actos.

Tal es el caso de preguntar ¿Que traías puesto al momento en el que te violaron?, por decir un ejemplo de las cuestiones más recurrentes que las víctimas reciben tras presentar una denuncia, por lo cual se convirtió en el tema central de una exposición que se exhibe en el distrito Molenbeek, en Bruselas.

Las instalaciones están rodeadas de 18 conjuntos que víctimas de violación vestían mientras fueron agredidas y tales incluyen desde pantalónes de mezclilla, ropa deportiva, suéteres, blusas de vestir, pijamas, vestidos y hasta un disfraz de ‘campanita’.

Sin embargo preguntar ¿Cómo ibas vestid@? en una situación de esta índole, implícitamente culpa a la víctima, lo cual no es justificable, incluso cuando la ropa hubiese sido ‘sexy’, reveladora o entallada.

Cada uno de los atuendos viene acompañado de una pequeña cita de la víctima en dónde  cuenta o expone un poco de los hechos.

La directora del Centro de Educación y Prevencion de Agresión Sexual de KU, Jen Brockman y la Dra. Mary A. Wyandt-Hiebert fueron las fundadoras del proyecto en 2013, que tiene la finalidad de hacer conciencia sobre la violencia sexual además de combatir la culpabilización de las víctimas, así como dar paz a los sobrevivientes.

 “No es la ropa la que causa la violencia sexual, es la persona la que causa el daño” Expresó Brockman.

Así mismo nos hacen reflexionar sobre si ¿En verdad no tener determinada ropa en nuestro armario nos libera de ser víctimas de abuso sexual? o si  seguimos creyendo que podemos eliminar la violencia sexual simplemente con cambiar nuestra ropa?

“Cuando los sobrevivientes de abuso sexual llegan a la muestra es probable que piensen ‘Esa es mi historia. Esa historia es parecida a la que me sucedió a mí”, le dijo Brockman

La instalación se ha presentado en diferentes Universidades desde que fue creada, para difundir y destruir los estereotipos sobre la cultura de la violación y así animar a más personas no solo a denunciar, sino a sanarse a sí mismas, pues su historia puede ser similar a alguna de las que está expuesta.

Un vestido de playa. Meses después mi madre se pararía frente a mi closet y se quejaría de que nunca más hubiera vuelto a usar ese vestido. Tenía seis años.

Tenía que dar una presentación ese día en mi clase de comunicación. Me quitaron la ropa en el hospital durante el examen médico. No estoy segura de qué pasó después.

Un traje de baño. Durante todo el día estuvimos navegando el río sobre una canoa. Pasé un rato muy divertido. Luego vinieron a mi tienda cuando intentaba cambiarme la ropa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *