Profesor sobreviviente del ataque en Sinaloa, narra el infierno que vivió

En la comunidad El Cuatantal, en la sierra de Concordia, solo Héctor uno de los profesores sobrevivió y narró el infierno que vivió, en el que murieron sus tres compañeros con los que viajaba rumbo a Mazatlán

Ciudad de México, 5 Mayo.- En el ataque del jueves pasado contra profesores en la comunidad El Cuatantal, en la sierra de Concordia, solo Héctor uno de los profesores sobrevivió y narró el infierno que vivió, en el que murieron sus tres compañeros con los que viajaba rumbo a Mazatlán.

Sus compañeros fueron identificados como Feliciano, de 31 años; Ramón, de 55, y Luis Alberto, de 53.

Héctor logró sobrevivir, encogiéndose y adoptando una posición fetal en el interior del vehículo en el que viajaban, una camioneta Mountaineer color gris, y logró ponerse a salvo.

“Habíamos salido de El Cuatantal con rumbo a Mazatlán. Íbamos platicando mis compañeros y yo cuando de repente escuchamos tres disparos”, relató el profesor, quien resultó ileso.

Primero, recordó, escucharon tres detonaciones y pensó que había sido en algún otro lugar: “Después de esto, mi compañero Feliciano dijo: ‘¡Me hirieron!’ y yo le vi cómo le sangraba la oreja. Seguido de eso escuché unos rafagazos”.

Lo único que hizo fue agacharse entre los asientos y ponerse en posición fetal: “¿Qué más podía hacer? Los disparos cesaron por un instante, pero yo seguí tirado entre los asientos de la camioneta.

“De repente, otra vez otros rafagazos, cada vez eran más seguidos, y fueron al menos unos cinco que se me hacen poco. Yo creo que como seis, y quién sabe, hasta más. Lo único que cada vez que los escuchaba sentía más miedo y se me hacían más largos. También sentía cómo me salpicaba la sangre de mis colegas”, recordó.

Cuando finalizó el tiroteo, siguió, permaneció inmóvil, casi sin respirar. Volteó por un momento y observó que la puerta del lado que viajaba estaba abierta.

“Se me hizo extraño, pero seguí con la misma postura. Ya había pasado alguna media hora después de los disparos, y yo escuchaba cómo pasaban los vehículos y ruidos de motocicletas, y nadie se paraba a ayudarnos, pero no salí porque temía ser atacado de nuevo.

“Al ya haber pasado una hora, solo saqué un pie de la camioneta, y aunque lo movía, la ayuda seguía sin llegar. En un rato tomé valor y asomé la cabeza. Vi cuando los militares iban llegando. Como señal levanté la mano para decirles que yo estaba con vida”, relató el profesor.

Los cuatro profesores fueron víctimas de una emboscada perpetrada por hombres armados la tarde del jueves en el kilómetro 2+500 de la carretera Potrerillos-La Petaca.

De acuerdo con declaraciones de las autoridades y versiones obtenidas por El debate en el lugar del multihomicidio, los cuatro docentes salieron la tarde del jueves de El Cuatantal a las 12:40 horas a bordo de la camioneta Mountaineer gris, con rumbo a Mazatlán, pero al llegar al punto referido los docentes fueron atacados.

Las autoridades tomaron conocimiento del hecho a las 13:30 horas. Los primeros en llegar al lugar fueron elementos de la Policía Militar, quienes encontraron una camioneta con impactos de bala y con los cuatro neumáticos ponchados. Los soldados localizaron ahí a tres de los profesores sin vida y al profesor Héctor, ileso, ni un rasguño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *