Principios de mi visión sobre la seguridad: Margarita Zavala

Como respuesta hoy expongo de manera muy resumida algunos principios que guían mi visión sobre la seguridad en México.

Margarita Zavala

@Mzavalagc

Ciudad de México, 27 Marzo.- Como respuesta hoy expongo de manera muy resumida algunos principios que guían mi visión sobre la seguridad en México.

1. Defender a los ciudadanos de la delincuencia. Yo escucho a la gente en mis recorridos por México y en todas partes hay mucho miedo por la inseguridad, miedo al delito. Negar el problema, minimizarlo o mentir sobre su gravedad como lo hace este gobierno no son alternativas. La situación debe cambiarse, en todos los ámbitos, pero especialmente desde la presidencia.

2. Regresar la ética a la presidencia para romper el pacto de impunidad. Hay inseguridad porque no hay consecuencias para quienes violan la ley. La impunidad es la condición detonadora de la corrupción y el cinismo. Y esto empeora cuando los primeros en romper las normas son los gobernantes. ¿Alguien piensa que Javier Duarte tenía voluntad o capacidad para defender a los veracruzanos? ¿Y Borge? ¿Dónde está? El liderazgo ético es clave para romper el pacto de impunidad entre la delincuencia y la autoridad. Un presidente debe hablar con la verdad, actuar con integridad y cumplir y hacer cumplir la ley.

3. Cero tolerancia a gobernadores y alcaldes negligentes y corruptos. Los gobiernos locales han eludido su responsabilidad en la creación de policías fuertes, honestas y profesionales. El cambio es claro: ni un centavo más a gobiernos corruptos y negligentes que no hacen su trabajo. Basta de recibir dinero de la Federación, malversarlo o desperdiciarlo, y endilgarle el problema a las Fuerzas Armadas. Pero las cosas no se
quedan ahí, porque si alguna institución sufre últimamente de recortes presupuestales y de abandono ha sido la Policía Federal.

4. Control de confianza. La eficacia de un gobierno también debe medirse por el nivel de confiablidad de las policías y ministerios públicos. El mando único es un instrumento y una estrategia pero la clave está en el control de confianza de quienes deben proteger a los ciudadanos.

5. Soldados y marinos de regreso a sus cuarteles sin dejar indefensa a la gente. Ni los críticos más radicales piensan que hoy se retire de golpe a los militares de las funciones de seguridad. El centro de la discusión no es si deben estar en los cuarteles los militares; el punto central es si los ciudadanos están o no protegidos. Si no lo están hay que cuidarlos con lo que se tenga. Despreciar a los militares es verdaderamente una condena injusta y cruel. Somos millones a los que nos consta cómo se juegan la vida por la seguridad de los ciudadanos. La normalidad de la seguridad en las calles nos permitirá regresar a los soldados y marinos a los cuarteles.

6. Políticas públicas focalizadas. El debate público está viciado y centrado en torno a falsos dilemas: drogas sí / drogas no; Ejército sí / Ejército no. Mientras tanto, en Tlaxcala operan impunemente bandas de trata de personas; en Chiapas los traficantes de migrantes; en Puebla operan ladrones de combustible; en el Estado de México repuntan el secuestro, el feminicidio y la extorsión; en la Ciudad de México crece el robo con violencia. No se necesita una estrategia, sino muchas. Deben ser claras las responsabilidades y los ciudadanos coordinados pero sobre todo una autoridad con un grado de confiabilidad que permita que el ciudadano esté seguro que se va aplicar la ley contra los delincuentes y protegiendo a los ciudadanos.

7. Justicia efectiva para todos. La procuración de justicia y la resolución de conflictos entre ciudadanos no debe implicar un tortuoso camino judicial. Hay que poner en marcha un sistema de justicia de proximidad comunitaria. También debe ponerse en el centro a las víctimas del delito; las víctimas no son provocadores.

POR CIERTO. Es lamentable que desde una candidatura presidencial, Andrés Manuel insulta a las Fuerzas Armadas y las llama criminales; a los delincuentes los justifica y a las víctimas les llama provocadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *