Mujeres en Inglaterra demandan contra implantes de mallas vaginales

Muchas mujeres se han quedado con dolor permanente, son incapaces de caminar, trabajar o tener relaciones sexuales a raíz de la cirugía con estas mallas

Inglaterra, 18 Abril.-  Mujeres británicas están denunciando el servicio de salud pública, por los fabricantes de implantes transvaginales para tratar el prolapso, mismas que dejaron a muchas pacientes con molestias severas de por vida.

Este es un tipo de implantes que se utilizan para tratar prolapsos de órganos pélvicos y la incontinencia, pero muchas mujeres se han quedado con dolor permanente, son incapaces de caminar, trabajar o tener relaciones sexuales a raíz de la cirugía con estas mallas.

Una de las afectados con el nombre de Kate Langley mencionó que ese tipo implantes son “barbáricos” y que incluso tuvo que dejar su trabajo porque tenía demasiado dolor, mientras que cuando fue a una revisión con el cirujano, se podía ver como la malla había atravesado el tejido de su vagina.

El testimonio de otras mujeres fue que la perforación fue tan severa que sus parejas fueron heridas durante el coito, pero no solamente las afectaciones han sido físicas, sino también han presentado daños en el sistema nervioso.

Estos implantes están elaborados de polipropileno, material con el que se hacen ciertos empaquetados de alimentos y tejidos, se utilizan desde los 90 años para lograr aliviar la incontinencia y el prolapso.

Cerca del 50% de las mujeres experimentan algún tipo de prolapso en su vida de órganos pélvico, de las que el 11% requerirá cirugía. La caída de los órganos pélvicos tiende a ocurrir después de varios embarazos y partos que provocan estrés sobre el suelo pélvico de la mujer.

Desafortunadamente, más de 92 mil mujeres han recibido este tipo de implantes de las cuales una de cada 11 mujeres han tenido complicaciones, sin embargo los cirujanos nunca les mencionaron sobre los riesgos potenciales que podían ocurrir.

La doctora Sohiel Elneil, especialista en urología y ginecología mencionó que ha revisado pacientes que quedaron con dolor severo y ahora no pueden caminar a partir de la cirugía de los implantes.

“Se vuelven tan incapacitadas que muchas tienen que caminar con muletas o sentarse en sillas de ruedas y, lo que es quizás más dramático, se vuelven incapaces de cuidar a sus familias” mencionó la doctora.

Actualmente estas mujeres han presentado una demanda en contra de sus cirujanos y también de la empresa que se dedica a fabricar este tipo de mallas, proceso que está siendo atendido por las autoridades correspondientes.

información BBC

imagen vía web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *