Maestros le entran a la “catafixia”

Los maestros de la CETEG le “catafixiaron” a Chabelo el paso libre por la autopista, a cambio de “selfies” y una insignia en apoyo a su lucha pintada en el parabrisas.

chabelo2

Ciudad de México, 18 Jul.- Maestros integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), volvieron a tomaron la caseta de cobro de La Venta, ubicada sobre la autopista Cuernavaca-Acapulco, para dar paso libre sin pedir cooperación a los turistas, como manifestación en contra de la Reforma Educativa.

Sin embargo, la sorpresa fue grande cuando en vez de encontrarse con funcionarios públicos, vieron al conductor Xavier López conocido como “Chabelo”, quien se dirigía a pasar unos días en el puerto de Acapulco cuando fue interceptado por los maestros de la CETEG.

Los maestros de la CETEG le “catafixiaron” a Chabelo el paso libre por la autopista, a cambio de “selfies” y una insignia en apoyo a su lucha pintada en el parabrisas.

Permitiendo el paso libre hacia el puerto de Acapulco, quien viajaba a bordo de una camioneta, aceptando que los docentes le pintaran la frase; “yo apoyo a los maestros” y continuó su camino.

Los maestros arribaron a las casetas de peaje, ubicadas como a cuatro kilómetros de Acapulco, pasadas las 11:00 horas con letreros que decían: “Bienvenido turista, paso libre. CNTE” y “Caseta libre”.

La intención de los inconformes de detectar y revisar los automóviles por si viaja algún funcionario hacia el puerto de Acapulco, o bien hacia Chilpancingo o la Ciudad de México, es para bajarlo y obligarlo a ondear un banderín con consignas de la Coordinadora y la CETEG, como lo hicieron el sábado pasado, que retuvieron al ex titular de la Secretaría de Educación de Guerrero, Miguel Mayren Domínguez, y por varios minutos lo hicieron agitar un banderín con leyendas contra el gobierno federal.

En esta ocasión los profesores que hicieron la toma de la caseta de cobro de La Venta, no pidieron cooperación a los turistas que viajaban hacia el puerto de Acapulco, ni a los que lo hacían con dirección a Chilpancingo, Iguala, Cuernavaca o la Ciudad de México, sin embargo, su finalidad fue pedir la cooperación de los turistas así como la autorización a los conductores para que les permitieran pintar en sus vehículos leyendas como: “No a la reforma educativa”, “no al despido de los 951”, “Ayotzi vive” y “apoyo a los maestros de la CETEG”.

(Imágenes: vía web)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *