La contaminación del aire puede afectar el sueño

Una nueva investigación que muestra que los altos niveles de contaminación atmosférica a lo largo del tiempo pueden interferir en una buena noche de sueño

Ciudad de México, 22 Mayo.- Se presentará en la Conferencia Internacional Torácica Americana en Estados Unidos una nueva investigación que muestra que los altos niveles de contaminación atmosférica a lo largo del tiempo pueden interferir en una buena noche de sueño.

“Estudios anteriores han demostrado que la contaminación del aire afecta a la salud del corazón, la respiración y la función pulmonar, pero se sabe menos sobre si la contaminación del aire afecta el sueño –señala la autora principal, Martha E. Billings, profesora asistente de Medicina de la Universidad de Washington–. Pensamos que un posible efecto era que, dado que la contaminación del aire causa irritación de las vías respiratorias superiores, hinchazón y congestión, también puede afectar al sistema nervioso central y las áreas cerebrales que controlan los patrones respiratorios y el sueño”.

Los investigadores analizaron datos de 1.863 participantes (con una edad promedio de 68 años) en el estudio multiétnico sobre aterosclerosis (MESA, por sus siglas en inglés), que también se inscribieron en los estudios MESA sobre el sueño y la contaminación del aire. Los investigadores examinaron dos de los contaminantes atmosféricos más comunes: NO2 (gases contaminantes relacionados con el tráfico) y PM2.5 (contaminación por partículas finas).

Mediante mediciones de la contaminación atmosférica obtenidas de cientos de sitios monitorizados por la Agencia de Protección Ambiental y del Aire en seis ciudades de Estados Unidos se pudo estimar que las exposiciones a la contaminación atmosférica en dos puntos: uno y cinco años.

La actigrafía de muñeca, que mide pequeños movimientos, proporcionó estimaciones detalladas de los patrones de sueño y vigilia durante siete días consecutivos. Se utilizó para calcular la “eficacia del sueño”, una medida del porcentaje de tiempo que se pasa en la cama dormido frente a despierto.

Dio como resultado que un 60 y 50 por ciento tienen riesgo de mal sueño.

El estudio encontró que el grupo con los niveles más altos de NO2 durante cinco años tuvo una probabilidad casi un 60 por ciento mayor de tener una eficiencia de sueño baja en comparación con aquellos con los niveles más bajos de NO2. El grupo con las exposiciones más altas a las partículas pequeñas (PM2.5) presentaba una probabilidad casi un 50 por ciento superior de tener baja eficacia del sueño.

Lo que la exposición a la contaminación a largo plazo podría afectar significativamente la salud del sueño.

“Estos nuevos hallazgos indican la posibilidad de que los niveles de contaminación atmosférica comúnmente experimentados no sólo afecten la enfermedad cardiaca y pulmonar, sino también a la calidad del sueño. Mejorar la calidad del aire puede ser una manera de mejorar la salud del sueño”, concluyó Bellings.

Sin embargo menciono que se necesitan más estudios sobre la contaminación del aire y el sueño,  como investigar si el ruido del tráfico también contribuye en la mala calidad del sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *