Jóvenes en Argentina convierten PET en ladrillos ecológicos

Con este proyecto que beneficiará a muchas familias de bajos recursos, se reciclarán más de 50 mil toneladas de PET al año

Ciudad de México, 28 Noviembre.- Conjugar la innovación y responsabilidad social y ambiental, es lo que llevó a Fundación Ecoinclusión a ser uno de los ganadores del desafío Google.Org que les otorgó 250 mil dólares para escalar su proyecto.

Esta fundación iniciada en 2014 por Fabián Saieg y Leandro Miguez, logra transformar 20 botellas de desechos PET en un ladrillo ecológico que son utilizados para la construcción de viviendas en la provincia de Córdoba, Argentina.

Con este proyecto que beneficiará a muchas familias de bajos recursos, se reciclarán más de 50 mil toneladas de PET al año que a su vez, serán utilizadas para construir un millón de metros cuadrados de viviendas sustentable.

Las botellas o desechos PET son triturados con una máquina procesadora hasta lograr compactar la mezcla y con esa “masa” crear ladrillos que son transformados de manera limpia, es decir sin hacer uso de hornos.

Dichos ladrillos fueron desarrollados y patentados por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), quienes actualmente cuentan con todas las certificaciones que dan fe de que estos ladrillos son tan resistentes como los de uso común.

Una vez transformados los deshechos en ladrillos ecológicos, Fundación Ecoinclusión de la mano del gobierno de Argentina, ONG´s y empresas privadas, capacita a los habitantes de las comunidades necesitadas, para que ellos mismos aprendan a construir sus casas.

El Cofundador de Ecoinclusión, Leandro Miguez señala que aunque por el momento la iniciativa solo buscará impactar en la población de la provincia de Córdoba, “nuestro deseo es llegar a toda Argentina y si es posible a Sudamérica”.

Aunque de momento el proceso de transformación es completamente artesanal, pues solo cuentan con una máquina procesadora de PET, los creadores de Fundación Ecoinclusión aumentarán su nivel de producción al adquirir otra máquina con mayor capacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *