Enfermedades poco comunes acortan la vida

Las enfermedades poco comunes siguen siendo un reto para la ciencia médica en estos siglos

Ciudad de México 1 Marzo.- Las enfermedades poco comunes siguen siendo un reto para la ciencia médica en estos siglos, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se presentan en 5 de cada 10.000 habitantes, atacando al siete por ciento de la población mundial.

Este tipo de enfermedades puede llegar a afectar a cualquier persona sin importar la edad, aunque hay algunas que se caracterizan por presentarse en niños o ancianos, pero ello depende en gran manera del padecimiento.

La  OMS también afirma que en algunos casos el ochenta por ciento de estas enfermedades son de origen genético aunque los mismos parientes desconocen el virus o el síndrome, o incluso pueden llegar a aparecer después de cierto número de generaciones.

Existen enfermedades como el síndrome de Sjögren o la enfermedad de Behçet que tienen su origen en el sistema inmunitario, causando ataques contra si mismo y provocando que se lesionen las glándulas internas y externas, aún se desconocen las razones de dicho problema.

Los principales síntomas del síndrome de Sjögren son la sequedad en ojos, boca, nariz y vagina (en el caso de las mujeres), dolor en articulaciones, cansancio y fiebre, ataca principalmente los órganos internos.

Por otro lado los afectados con Behçet sufren de úlceras en zonas de mucosa, como genitales y boca, la aparición de trombos a nivel circulatorio, inflamación en los ojos, meningitis o epilepsia.

Estas son dos de las enfermedades autoinmunes que se han presentado recientemente y dónde el mismo cuerpo se ataca internamente por lo que resulta muy difícil controlar, para muchas de ellas aún no se encuentra una cura y solo son atendidas según los síntomas que presenten los pacientes así como dependiendo las reacciones del cuerpo.

La falta de tratamientos efectivos acortan la vida de las personas, encontrándose el promedio de vida entre los 35 y cuarenta años.

imagen tomada de OMS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *