El PRI tiene mucho que aclarar

No sólo se trata del ex gobernador de Tamaulipas, también enfrenta la detención de un fiscal estatal de Nayarit, la falta de rendición de cuentas del gobernador de Veracruz, así como dudas sobre los gobernadores de Chihuahua y Quintana Roo

Armando Ríos Piter

Al ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, no solamente hay que exigirle que rinda cuentas, él debe de saber mucho de por qué esa entidad está hoy totalmente deteriorada.

Y el PRI, como partido político también tiene muchas cosas que aclarar. No sólo se trata del ex gobernador tamaulipeco, de igual forma enfrenta la detención en Tijuana-San Diego de un fiscal estatal de Nayarit, la falta de rendición de cuentas frente a la ley del ex gobernador de Veracruz, así como dudas sobre los ex gobernadores de Chihuahua y Quintana Roo.

Se trata de un mundo de impunidad, que con la detención de Yarrington muestra una cara de cómo se ha hecho política a lo largo de los últimos años.

Pero me parece que sería realmente preocupante que el tema se quedara solamente ahí. De ocurrir, el escenario es un PRI defendiéndose y todo contaminándose de la lógica partidista.

Lo que está claro es la impunidad. Este caso tiene que ver con crimen organizado, por eso la clase política debería entender que se tiene que llegar a las últimas consecuencias y generar dinámicas de conducta institucional que eviten la repetición de este tipo de situaciones. Porque no solo se trata meter a la cárcel a los actores, sino evitar las trayectorias y las dinámicas institucionales que hoy tiene colapsadas varias partes del país.

En la detención del ex gobernador de Tamaulipas tardaron mucho tiempo, han pasado por lo menos cuatro años y medio de la administración de Enrique Peña Nieto y esto debió de haber sido una prioridad desde el principio. Espero que el gobierno no caiga en el error de quererlo utilizar como una verdadera intención de combatir la impunidad, porque es su obligación.

Que no quieran solamente sacar raja política. Que bueno que lo hayan detenido, pero ahora de lo que se trata es de que se siga un proceso claro y contundente, donde esta detención le dé luces a lo que tiene que deconstruirse en la relación de la política con la actividad criminal y lo que institucionalmente se tiene que fortalecer. Se trata de garantizar investigaciones sólidas, creíbles por parte de la sociedad y que aquellos que hayan violado la ley, realmente  paguen.

La captura de Yarrington advierte que tendrán que continuar trabajando en ese sentido. Además de los casos pendientes de los ex gobernadores de Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua, hay un gobernador en Nayarit que no tiene por qué seguir en el encargo, porque su procurador está involucrado en actividades relacionadas con narcotráfico.

Por voluntad propia tendría que pedir licencia para que se esclarezcan todos los temas, sin embargo, decide quedarse a ver cómo la va librando y si esto ocurre al final del día su partido que es el PRI y el gobierno federal, terminarán siendo cómplices de este tipo de situaciones.

Yo espero que no tomen esa ruta.

@RíosPiterJaguar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *