El poder civil le falla a la nación

No se reconoce la realidad de violencia que se vive y tenemos un poder civil que ha pedido al Ejército realizar actividades que él no ha podido desarrollar correctamente

 

Armando Ríos Piter

En Guerrero, mi Estado, no hay policías y tal vez alguien en Veracruz o Tamaulipas podría decir lo mismo, o en tantos lugares en donde las policías civiles son un verdadero fracaso.

¿Quién nos queda como país? ¿quién? El Ejército o las fuerzas armadas. Es al Ejército al que le hemos pedido que esté ahí presente, es el Ejército quien les da la mínima sensación de que su fragilidad y su vulnerabilidad, tiene por lo menos a alguien del Estado ahí presente.

¿Esto significa que por esa presencia no haya violaciones a los derechos humanos? Obviamente que las hay, están documentadas.

Durante estos días he seguido el debate que han dado varios senadores y senadoras y me parece que está a muy poca altura de lo que una discusión como la de seguridad interior requiere. Es un debate tan pequeñito que no logra dimensionar la coyuntura, la fragilidad institucional y la terrible preocupación que seguramente debe de sentir la sociedad cuando escucha a precandidatos partidistas hablar sobre quién fue mejor o peor en la administración de seguridad.

Se vuelve tan pequeño cuando las representaciones son 200 mil muertos, si sumamos los de Felipe Calderón, con los que lleva Enrique Peña Nieto. O con estar tratando de identificar con una posición de Estado el resbalón de Andrés Manuel López Obrador.

Realmente me preocupa que ese sea el tipo de debate que responde el poder civil a las fuerzas militares.

Hay que tener visión de Estado y hay que entender que en esta encrucijada, lo que está en el futuro es que el poder civil claudique o no. Que el poder civil tenga la capacidad de decir: hemos perdido la oportunidad de darle seguridad a la gente o no. Esa es la pregunta que nos tenemos que hacer.

Por qué no reconocen la realidad de violencia que hoy vive el país y en la cual el problema es que tenemos un poder civil que no se está respondiendo a sí mismo respecto a sus fallas.

Y eso lo ve el Ejército, eso lo escucha de Andrés Manuel, pero también lo ve del Partido Acción Nacional, o lo ve del Partido Revolucionario Institucional.

Las fuerzas armadas ven cómo el poder civil no tiene respuestas constructivas que nos permitan decir: una ley que le dé un marco regulatorio al Ejército es fundamental. Porque hemos pedido al Ejército que realice actividades que el poder civil no ha podido desarrollar correctamente.

La pregunta es ¿cómo lo resolvemos?, pero lo cierto es que no hay una sola propuesta.

Hay que escuchar a la CONAGO, pero también hay que preguntarle ¿cómo funciona que el crimen organizado participe de manera compartida a veces en los municipios, o incluso en los espacios de las gubernaturas?

Hay que indagar ¿por qué el crimen organizado se vuelve parte de la toma de decisiones de seguridad? Esas son las preguntas que hoy tiene que responder México y aquí representamos al poder civil.

Representamos un poder que hoy le está fallando a la nación y creo que es indispensable que dialoguemos con el Ejército.

Sobre la eliminación del voto electrónico en 2018

He solicitado que el Senado de la República se pronuncie en contra de la resolución del Instituto Nacional Electoral del 15 de marzo de 2017, por el que elimina la opción de voto electrónico para las elecciones de 2018, considero que vulnera los acuerdos de la reforma política electoral de 2014 y violenta los compromisos asumidos por el Congreso de la Unión con las comunidades de mexicanos radicados en el exterior en el ejercicio de sus derechos electorales.

Me parece incongruente que el Instituto Nacional Electoral diga que no contaba con presupuesto suficiente para hacer algo tan importante, que fue parte fundamental de la reforma política que se publicitó por parte de este Senado en 2013 y por otro lado, para este año tenía mil 70 millones de pesos designados para un edificio que a final de cuentas terminaron cancelando y ese recurso terminó usándose para otras cuestiones.

Por eso he llamado a comparecer a los Consejeros del Instituto Nacional Electoral para la sesión del 28 de marzo de 2017, con el objeto de explicar ante el Pleno el incumplimiento de las disposiciones de la reforma electoral de 2014 por el que se establecía la modalidad de voto electrónico para los mexicanos residentes en el exterior.

 

@RíosPiterJaguar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *