El método de aprendizaje que usas dice mucho de tu personalidad

Ciudad de México, 24 Enero.- No todas las personas aprendemos de la misma manera y el descubrir que método de aprendizaje es el mejor para nosotros, no solo nos ayudará académicamente sino a comprender mejor nuestra personalidad.

El profesor universitario David Kolb catalogó diferentes formas en las que podemos aprender dependiendo nuestra percepción y el procesamiento de la realidad.

Para algunas personas será más sencillo hacerlo de manera empírica, pero otros quizá utilicen el método socrático o  estímulos visuales, sin embargo al prestar mayor atención a ello, el profesor se dio cuenta que cada una de ellas influye en características específicas de la personalidad de las personas.

Así que a continuación te compartiremos el infograma  de Kolb que engloba lo cuatro tipos de personalidades según la manera de aprender:

Adaptadores o hacedores

Son las personas que buscan la acción y prefieren trabajar rodeados de personas, buscan la estimulación de objetivos y resultados, además aman los riesgos y se adaptan rápidamente a las circunstancias.

Los expertos en la conceptualización

Son los mejores para crear modelos teóricos definiendo los problemas y suelen tener una tendencia por elegir las matemáticas, ciencias o todo lo que tenga que ver con la planificación estratégica, además son expertos en responder al por qué de las cosas.

Los de las ideas creativas

Analizan los problemas conjuntamente  y trabajan en equipo, son personas empáticas, muy emocionales y ocurrentes, gracias a ello suelen identificar con facilidad las necesidades, objetivos y planificaciones de cualquier situación. Este tipo de personalidad con frecuencia corresponde a artistas, músicos y a las personas creativas de cualquier empresa.

Los convergentes

Estas personas requieren la aplicación práctica de las ideas para resolver los problemas, sin embargo son eficaces en situaciones en donde existe un único método para resolver las problemáticas y su principal cuestionante es el ¿Para qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *