Eduardo Margolis es reconocido como altruista nato de la comunidad judía

Forma parte de Kadima, una institución de la Comunidad judía de México, líder en el área de discapacidad

Con información original de Excélsior

Ciudad de México, 11 Enero.- El empresario Eduardo Margolis, fue reconocido por su labor altruista en México, ya que además de ser accionista de múltiples empresas es un incansable benefactor de la niñez, la educación y la salud.

Eduardo Margolis forma parte de Kadima, una institución de la Comunidad judía de México, líder en el área de discapacidad, cuyos objetivos se centran principalmente en defender la equidad, la igualdad de trato y oportunidades, el respeto hacia las diferencias y la libre manifestación de la diversidad.

Para Margolis y la Comunidad Judía, de la que forma parte, el éxito empresarial es lo que menos importa, ya que es capaz de dar la vida por quienes ama y por su comunidad.

Prueba de ello es que en el año del 2010 se adelantó a los hechos al ver que México se enfrentaría a los narcos y en son de proteger a los ciudadanos introdujo el vehículo Sand Cat en las fuerzas militares y policiacas; con la finalidad de que las autoridades estuvieran lo suficientemente capacitada para defender a la población.

Además, en la comunidad judía hay quienes lo comparan con “el Golem”, historia en Praga del protector de la comunidad en el siglo XVI o Jean Lafite, pirata que rescató a miembros de la comunidad judía; ya que en su faceta de protector él mismo ha sido el negociador con fuerzas criminales que han privado de su libertad a miembros de la comunidad judía en México.

Actualmente funge como asesor de seguridad de la comunidad judía de México, además que debido a su capacidad de resolver grandes problemas es mediador en varios asuntos de conflictos entre miembros de la comunidad.

Además de su carácter de protector y defensor de la vida, Margolis siempre se ha mostrado en sus hechos como un empresario preocupado por el bienestar de la niñez, es por ello que forma parte de Kadima, organización a través de la que hace recurrentes donaciones en favor de la educación y la salud de los infantes.

En este sentido, el empresario judío da becas a más de 300 alumnos desde kínder hasta preparatoria y en algunas ocasiones beca para carreras.

Todo ello, dando muestras de lucha constante, fe y perseverancia, ya que a pesar de padecer leucemia y estar al filo de la muerte en por lo menos tres ocasiones debido a esta enfermedad sigue siendo uno de los pilares del altruismo en México y de la comunidad judía en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *