Conoce a Don Sabino quién terminó su secundaria a sus 85 años

Su motivación siempre ha sido ser un ejemplo para sus hijos y sus nietos, pero trabajar por sus estudios lo ha ayudado a seguir avanzando y crecer más

Ciudad de México, 25 Julio.- Bien dicen que para aprender no hay edad pues cuando se quiere se puede, esto lo demostró José Sabino Odilon Xochipilyecatl  mejor conocido como Don Sabino que a sus 85 años de edad logró concluir su secundaria.

Originario de Zacatelco al sur de Tlaxcala, su historia de progresó comenzó cuando en el 2017 concluyó su primaria después del interés que surgió al ver y leer todos los libros de su nieta, pues su educación solo llegó hasta segundo grado de primaria porque después comenzó a trabajar para ganar su propio dinero.

Su motivación siempre ha sido ser un ejemplo para sus hijos y sus nietos, pero trabajar por sus estudios lo ha ayudado a seguir avanzando y crecer más, además de brindarle satisfacción personal.

Principalmente fue su nieta quien lo motivó para primero completar sus estudios de educación primaria y ahora conseguir su certificado de secundaria gracias al Instituto Tlaxcalteca para la Educación de los Adultos que ofrece diversas modalidades para seguir estudiando como los sistemas abiertos.

Sin embargo Don Sabino reconoce que fue gracias a la asesoría de su nieta en primaria y a la de una tutora en secundaria que pudo presentar sus exámenes exitosamente pues debido a su negocio de comida para animales no podía asistir con tanta regularidad a sus clases.

Sabino es un claro ejemplo de que la edad no impide que sigamos progresando y sobre todo exhorta a todos los jóvenes y adultos a que sigan estudiando para lograr concluir una licenciatura y no se desanimen.

A sus 85  años Sabino concluyó con un promedio final de 7.8 en primaria y 8.7 en secundaria, lamentablemente externó que no seguirá con sus estudios de preparatoria pues aunque le hubiera gustado ser abogado, ahora todo se le complica más por la edad y el tiempo, pues vive solo en casa, atiende su negocio y por lo regular ya no sale sin compañía, pero no descartó la felicidad y el orgullo que siente por sus estudios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *