Con líneas, dividen la vida de la muerte

Autoridades del icónico puerto de Mazatlán delimitaron con una línea azul las zonas más peligrosas; la zona s ha vuelto escenario constante de enfrentamientos entre carteles.

Ciudad de México, 31 Ene.- Con una línea de color azul, autoridades de Mazatlán delimitaron las zonas de riesgo en calles y avenidas de importantes sectores del paradisíaco puerto, misma que deberán seguir turistas nacionales y extranjeros si no quieren verse inmiscuidos en situaciones de peligro.

La línea empieza en el muelle, adonde llegan turistas de cruceros; atraviesa la calle Emilio Barragán, se adentra en el sector llamado Playa Sur (entre el muelle y el centro histórico), sigue por la avenida Carnaval, cruza el bulevar Miguel Alemán y termina en las escalinatas de la plaza Machado y el teatro Ángela Peralta.

Seguir o no esta raya en bicicleta, a pie, en taxi o en automóvil propio puede ser la diferencia entre quedar en medio de un tiroteo o disfrutar el sol mazatleco, el viento marino, una cerveza frente a la puesta del sol o un café en el viejo malecón.

Mazatlán se pudrió. Su violencia compite con la de Culiacán, capital del estado. En los primeros 30 días de este año se han cometido en Sinaloa por lo menos 106 asesinatos, 40 de ellos en el puerto de Mazatlán y el resto en Culiacán y otros municipios.

El gobierno de Quirino Ordaz Coppel empezó el último día de 2016 y los grupos del narcotráfico ya se hicieron notar. El comandante Juan Antonio Murillo, ex secretario de seguridad pública de Mazatlán y funcionario de la Procuraduría de Justicia del estado, fue herido a balazos y dos de sus tres escoltas murieron.

Otros dos agentes, entre ellos el supervisor operativo de la policía municipal de Culiacán, fueron secuestrados y el 27 de enero un comandante se enfrentó a tiros con un grupo de presuntos sicarios en la capital.

Mazatlán, otrora puerto seguro y apacible de habitantes que se levantan tarde y visten pantalones cortos y chanclas para trabajar, de borrachera temprana y bohemia eterna, está enfermo de inseguridad y violencia provocadas por el narcotráfico.

El cártel de los Beltrán Leyva –presuntamente en alianza con células de cártel Jalisco Nueva Generación– lucha a muerte con el cártel de Sinaloa por el mercado de la droga en el sur del estado sinaloense.

Un taxista aseguró que es un problema entre la gente relacionada con los carteles, pero lamentablemente está afectando a todos. Teme que de nuevo las compañías de cruceros pongan a Mazatlán en la lista negra y el turismo vaya a la baja.

 

 

Con información de La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *