¿Cómo hacer de la migración una oportunidad?

Primero, el tema inmediato: la defensa de los mexicanos migrantes en EU. Debemos reconocer que la inmensa mayoría quieren quedarse allá. ¿Se puede hacer algo para ayudarles?

Margarita Zavala

@Mzavalagc

Ciudad de México, 21 Marzo.-  La migración es un fenómeno que ha acompañado a la humanidad a lo largo de toda su historia y hoy es un tema compartido. Lo es en la región desde hace poco más de 100 años, y con la globalización tal parece que estuvimos dispuestos a que pasaran de un lugar a otro las cosa materiales pero no las personas. En estos días adquiere una relevancia mayor por el discurso oficial y no oficial de EU.

Primero, el tema inmediato: la defensa de los mexicanos migrantes en EU. Debemos reconocer que la inmensa mayoría quieren quedarse allá. ¿Se puede hacer algo para ayudarles? Sí. Tener más creatividad para sensibilizar a la sociedad estadounidense sobre lo que México representa para EU.

Esa es una de las razones por las que mi viaje a Washington no fue sólo a ver migrantes y a quienes los defienden. También fui a ver congresistas y asistí a la invitación del Atlantic Council que ha puesto en la mesa el riesgo para EU de perdernos como socios. Se trata de reducir los riesgos y las consecuencias negativas de la deportación, tenemos que acercarnos una y otra vez a los gobernadores y alcaldes que se han pronunciado a favor de que sus ciudades continúen en su empeño de ser ciudades santuarios o amigables; tampoco podemos dejar de reconocer a los congresistas que señalan la importancia de la relación con México. Debemos relacionarnos todavía más con los principales empleadores —en sectores como agricultura, construcción y servicios— para que inicien la regularización de los trabajadores sin documentos. Desde luego, también hay que brindarles asesoría para que no separen familias y, si esto ocurre, que ellos sepan cómo y dónde pedir ayuda.

Segundo, ¿qué vamos a hacer con los mexicanos deportados? Pueden llegar a ser muchos en

relativamente poco tiempo. El Estado debe ser eficaz en procesar esta situación para lo cual necesita un programa especial que reciba a los mexicanos deportados de manera ágil y les ayude a resolver de inmediato temas de documentación, acceso a la salud y a la educación para sus hijos y asesoría legal gratuita.

Con respecto a los dreamers, México debe responder con una ley o con un decreto para que se les revaliden los estudios y se apoye el ingreso a la educación media superior y superior. Pero este mismo decreto —del ejecutivo o del legislativo— debe también expedirse para establecer medidas a favor de muchos que se han especializado en distintos oficios y que la propia Secretaría del Trabajo podría certificar y la Secretaría de Economía apoyar.

La inmensa mayoría son gente trabajadora y emprendedora que ha aprendido y dominado oficios adquirido experiencia laboral e incluso ha lanzado negocios exitosos. A cada migrante le debemo quitar las piedras del camino, no podemos recibirlos con trámites burocráticos, corrupción y abuso del gobierno.

Tercero, México debe brindar un trato digno —que exigimos para los nuestros— a los migrante centroamericanos y de otros países. Hay que tener claro que el muro no divide a EU y México: divide a EU de toda América Latina y por eso nuestro país será el lugar donde se detendrán los flujos migratorios hacia el norte. Es urgente combatir la corrupción de las autoridades migratorias y de seguridad en la frontera sur.

Cuarto, apoyar a las comunidades de origen de los migrantes. Por ejemplo, debemos reforzar  recuperar la esencia original del programa 3×1 —que conjunta recursos de los migrantes co aportaciones de los tres órdenes de gobierno—. También hay que pensar en términos novedoso cómo cambiar el uso de las remesas de consumo a inversión, para que detonen crecimiento  empleo en las comunidades de donde salen nuestros migrantes.

POR CIERTO: han aparecido algunas notas señalando que es posible que algunas empresa mexicanas están dispuestas a participar en la construcción del muro inútil y caro que se pretende hacer en la frontera sur de Estados Unidos. Espero que no sea realmente cierto porque hay límites y uno de ellos es la dignidad nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *