¿Cómo evitar recuperar el peso perdido?

Jennifer Kerns, especialista en obesidad y exconcursante en el programa de televisión “The Biggest Loser”, es coautora de un estudio que descubrió que el ejercicio es esencial para mantener el peso

Ciudad de México, 07 Noviembre.-  Un estudio del programa de televisión The Biggest Loser donde participaron 14 personas y en el que la especialista en obesidad Jennifer Kerns es coautura, se descubrió la razón del famoso rebote  que sin más ni menos se trata de la actividad física y algunas normas de salud.

Dicho estudio arrojó que el promedio de los que lograron mantener la pérdida de peso, realizaban 80 minuto diarios de actividad moderada como caminar, o 35 minutos de ejercicio vigoroso como correr o ejercicios cardiovasculares.

Kevin Hall, el autor principal y jefe de la Sección de Fisiología Digestiva Integral en el Instituto Nacional para la Diabetes y Enfermedades Digestivas y Hepáticas, se ha convertido en el primero en dar seguimiento a personas obesas por varios años, después de haber perdido peso con métodos vanguardistas.

Los investigadores realizaron mediciones iniciales a los participantes y posteriormente volvieron a registrar sus medidas tras seis semanas, 30 semanas y seis años de haber comenzado el concurso con su nueva vida.

Los descubrimientos son  importantes, la comida ingerida es la clave determinante de la pérdida de peso inicial. Y la actividad física es la clave para no recuperarlo. Comentó Rena Wing, profesora de psiquiatría en la Universidad de Brown y fundadora del Registro Nacional de Control de Peso.

Una consecuencia de la pérdida de peso entre los participantes del programa de Televisión fue un metabolismo muy lento, ya que sus cuerpos se encontraban luchando contra la pérdida de peso y en promedio quemaban 500 calorías al día, menos de las que se esperaba.

Sin embargo los que no ganaron peso, contrarrestaron los problemas metabólicos con mayor actividad física.

Los participantes en dicha investigación iniciaron con 150 kilos y terminaron perdiendo un total de 58 kilos, pero después de seis años de haber terminado el estudio su mayoría rebotó a 131 kilos.

 

Con información de NY Times

Imagen vía web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *