Bases del sistema político mexicano

Quien aspire a ser político, debe intentar ser el mejor político que muchos otros que le han antecedido y ello implica un análisis para tomar las mejores decisiones que si bien no favorecerán a todos, si deben beneficiar a la gran mayoría. Es importante que quien anhele dicha aspiración sepa y conozca que, antes que él o ella otras personas han entregado hasta sus vidas por hacer -según nuestro sentido común- lo que es justo, y sobre todo honorable, y eso se respeta.

Ciudad de México, 12 Jun.- Es sabido que para llegar a ocupar un puesto político, como el llegar a ser senador o diputado, es necesario pertenecer a un partido político, a menos de que se trate de una candidatura independiente, que si bien han sonado mucho, aun no se encuentran como tal legisladas en nuestras Constitución ni en otras leyes, sino más bien ha sido un tema más local (nivel estatal) que nacional, y es comprensible, pues si para todo un partido político (no local) es complicado hacerse notar en todo un país, para un candidato independiente lo hace casi imposible.

Nuestra Constitución, es nuestra máxima Ley que rige el funcionamiento de los partidos políticos, así como la renovación de los Poderes Legislativo y Ejecutivo. Para entender dicho funcionamiento de los partidos políticos, en el artículo 41 de nuestra máxima Ley se mencionan algunas de las bases más importantes. Ahí se menciona la ley a la que también deben sujetarse los partidos políticos, la Ley General de Partidos Políticos (LGPP).

Partidos políticos

Dentro de lo más importante en la LGPP se menciona que hay una distinción entre partidos políticos que son locales (estatales) y nacionales, en la cual, los primeros solo pueden participar en las elecciones dentro de los límites de la entidad federativa de la cual se trata, y los partidos políticos nacionales pueden participar en prácticamente todas las elecciones de cualquier entidad. También es muy importante saber, que la presente ley distribuye competencias entre la Federación y las entidades federativas en materia de: la constitución de los partidos políticos y los plazos; los derechos y obligaciones de sus militantes, así como lineamientos de la postulación de los mismos; sus prerrogativas y su fiscalización, entre otras cuestiones.

Se menciona, además, el derecho a votar y ser votado cuando se es militante de un partido político, para todos los cargos de elección popular dentro de los procesos internos de selección de candidatos y elección de dirigentes, algo que en la práctica es totalmente violatorio, pues, es bien sabido de los “dedazos” que se dan en estos procesos.

En la misma Ley y en la Constitución se reconoce que las elecciones son una función estatal y que hay partidos políticos con registro legal ante el Instituto Nacional Electoral (INE, antes IFE) o ante los Organismos Públicos Locales (OPL) que son organismos -valga la redundancia- encargados de la organización de las elecciones en las entidades federativas cuando se trata de la designación de Gobernadores, diputados locales, presidentes municipales, integrantes de ayuntamientos, jefes delegacionales, jefe de gobierno, entre otros. Algunos de esos organismos son por el ejemplo el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC), entre otros.

En el artículo 30 de la LGPP menciona la información de los partidos políticos que se considera pública, dentro de los más importantes están: las remuneraciones ordinarias y extraordinarias que perciben los integrantes de los partidos políticos, así como de cualquier persona que reciba ingresos por parte del partido, independientemente de la función o cargo que desempeñe dentro o fuera de éste; el padrón de sus militantes; los montos de financiamiento público otorgados en cualquier modalidad, a sus órganos nacionales, estatales, municipales y del Distrito Federal, durante los últimos cinco años y hasta el mes más reciente, entre otros.

Es importante saber que la ley exige a cada partido político, que debe contar entre los órganos internos cuando menos con una asamblea u órgano equivalente, integrado con representantes de todas las entidades federativas en el caso de partidos políticos nacionales, o de los municipios en el caso de partidos políticos locales, la cual será la máxima autoridad del partido y tendrá facultades deliberativas. Con lo anterior, se rompe con la idea de que los presidentes de los comités ejecutivos nacionales son las máximas autoridades y tomadoras de decisiones de los partidos políticos, quizá más bien sea la imagen, representación o voz del partido, pero no así la máxima autoridad, o como se ha mencionado, en la práctica es diferente el juego de política, poder y dinero.

INE

Es el instituto de carácter nacional que tienen por objeto organizar los comicios electorales, velar por la democracia electoral y garantizar el ejercicio de los derechos políticos. Es un organismo público autónomo dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios, en cuya integración participan el Poder Legislativo de la Unión, los partidos políticos nacionales y los ciudadanos, en los términos que ordene la ley.

En el ejercicio de esta función estatal, la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad serán principios rectores. Será autoridad en la materia, independiente en sus decisiones y funcionamiento, y profesional en su desempeño; contará en su estructura con órganos de dirección, ejecutivos, técnicos y de vigilancia.

El Consejo General será su órgano superior de dirección y se integrará por un consejero Presidente y diez consejeros electorales, y concurrirán, con voz pero sin voto, los consejeros del Poder Legislativo, los representantes de los partidos políticos y un Secretario Ejecutivo.

El consejero Presidente y los consejeros electorales durarán en su cargo nueve años

Tiempo de elecciones

Para entender nuestro sistema político mexicano, es necesario partir de nuestra Constitución, que da cabida a la LGPP, a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, también menciona que nuestra soberanía emana del pueblo y es así su voluntad el constituirse en una democracia en forma de República, que dan lugar a nuestros tres poderes, el legislativo, el ejecutivo y el judicial.

El poder legislativo de los Estados Unidos Mexicanos se deposita en un Congreso general, que se dividirá en dos Cámaras, una de diputados y otra de senadores. La Cámara de diputados, dice nuestra Constitución, se compone de quinientos, los cuales son representantes de la Nación.

Para ello, trescientos de ellos son elegidos de acuerdo a la celebración de votaciones, y doscientos de ellos son electos de acuerdo al principio de representación proporcional mediante el Sistema de Listas Regionales, votadas en circunscripcionales plurinominales, lo que significa que “se dan varias listas para circunscripciones específicas que abarcan distintas regiones del país” (Madrazo, 2017) y no una nacional como tal.

Para efectos de los diputados plurinominales, se constituirán cinco circunscripciones electorales plurinominales en el país, y todo partido político que alcance por lo menos el tres por ciento del total de la votación válida emitida para las listas regionales de las circunscripciones plurinominales, tendrá derecho a que le sean atribuidos diputados según el principio de representación proporcional, de acuerdo con su votación nacional emitida, el número de diputados de su lista regional que le corresponda en cada circunscripción plurinominal. En la asignación se seguirá el orden que tuviesen los candidatos en las listas correspondientes.

Cabe destacar que en ningún caso la representación de una entidad federativa pueda ser menor de dos diputados de mayoría, y que ningún partido político podrá contar con más de 300 diputados por ambos principios.

Para el caso de La Cámara de Senadores, esta se integrará por ciento veintiocho senadores, de los cuales, en cada Estado y en la Ciudad de México, dos serán elegidos según el principio de votación mayoritaria relativa, es decir, por votaciones y uno será asignado a la primera minoría.

Para entender lo que significa primera minoría, primero hay que saber que en las elecciones para senador, se vota por el partido político, y ahí vienen dos fórmulas (de nombres en lista de por quienes se ejerce el voto), por lo que en caso de ganar dicho partido político en cuanto a obtener mayor cantidad de votos, los primeros dos nombres que figuran son los dos senadores elegidos según el principio de mayoría relativa, y de acuerdo con el principio de primera minoría, se refiere a la asignación de un senador al segundo partido político en cuanto a votos.

Los treinta y dos senadores restantes serán elegidos según el principio de representación proporcional, mediante el sistema de listas votadas en una sola circunscripción plurinominal nacional.

La duración de las campañas en el año de elecciones para Presidente de la República, senadores y diputados federales será de noventa días; en el año en que sólo se elijan diputados federales, las campañas durarán sesenta días (recordemos que la renovación de diputados es cada tres años). La ley indica que en ningún caso las precampañas excederán las dos terceras partes del tiempo previsto para las campañas electorales, es decir, más de 60 días.

Bibliografía

Madrazo, J. (7 de Junio de 2017). I LAW i. Obtenido de México Enciclopedia online: http://mexico.leyderecho.org/listas-regionales/

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Sitio web del Instituto Nacional Electoral, consultado el 3 de junio de 2017.

*   La imagen no es de mi autoría, sino de búsqueda por Ecosia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *