10 libros para iniciar a los niños en la poesía

Ciudad de México, 08 Enero.- Nuestro país es muy rico en literatura y gran muestra de ello ha sido la docena de libros infantiles que se publicaron el año pasado y que sin duda han ayudado que desde temprana edad haya un interés por este género.

Poco a poco una serie de libros ha sido puesta al alcance de todos nosotros para que los más jóvenes de la casa puedan tener un acercamiento hacia las formas clásicas de la lírica tradicional, así como de versos libres de métrica y rima.

Por ello recolectamos estas sugerencias novedosas de libros mexicanos que pueden incentivar a cualquiera para convertirse en un buen lector.

Malaika de Ramón Iván Suárez Caamal

El escritor de este libro lo dedicó a su nieta y las ilustraciones corren por parte de Karla Moo, contiene poemas que rinden homenaje a la cultura afrocaribeña en México y un repertorio que va de la ronda, juego de palabras, la retahíla y el caligrama.

Camino de Plata de Gilda Rincón

Contiene casi un centenar de poemas que se dividen en tres partes: “A lo vío vío: Para los más chicos”, “En un rincón del patio: para los no tan chicos” y “El chiturí, clarín de primavera: haikús y otros minipoemas”.

Además entre sus poemas hay adivinanzas, arrullos, poemas para contar, trabalenguas, personajes como animales que bailan rock, niños que desean tener siete vidas como un gato, animales, juguetes, etc.

Rurrú Camarón. Antología de poetas latinoamericanos de Ana Garralón

Los primeros programas seleccionados fueron animales para las fábulas como las de Escopo o Calila y Dimna, este libro también está dividido en tres partes títuladas “Por el aire van”, “Del agua vienen” y “En la tierra están”, que figuran un paseo por México, Argentina, Uruguay, Colombia, Puerto Rico, Ecuador, Costa Rica y Chile. A demás este libro es un repertorio que cuenta con trabajos de otros precursores de la literatura infantil y juvenil en Latinoamérica, tales como María Elena Walsh, Jairo Aníbal Niño y Ester Feliciano Mendoza.

Un ajolote me dijo, de María Baranda

De este libro aprendemos que todos los animales son amigos, pero sobre todo que habla de animales mexicanos como el zopilote, ajotote, el teporingo, entre otros. Sus textos se alejan de la lírica tradicional donde María Baranda optó por explorar y jugar con varios tonos y ritmos.

Los hermanos Zapata de Torgeir Rebolleno Pedersen

Catalogado como la ópera del desierto mexicano, es una extensa hipérbole que da un aire fresco a la épica y sus enseñanzas son relatadas por un par de gatos perseguidos por el crimen organizado y con el tan conocido “sueño americano” como plan de escape y supervivencia.

El tema es casi inaudito para los libros infantiles que usualmente se publican en México pues trata temas de complicidad entre gobierno y narcotráfico, el exilio y las ejecuciones públicas.

Santo Remedio de Ernesto Lumbreras y Flavia Zorrilla Drago

Este libro tiene mucho sentido del humor que se cruza con un imaginario fantástico lleno de fantasmas, ogros y brujas y también contiene juegos de aliteraciones que parece que dan una función de circo, ideal para leer en voz alta.

La casa de mis abuelos de Pedro Páramo

Se trata de una evocativa narración en verso que nos permite situarnos en una comunidad rural en la cual un hombre empieza a recordar su infancia en el lugar donde solía jugar. Contiene ilustraciones de Rosi Aragón que nos acercan más a la experiencia del narrador Jermán Argueta.

Estilo que brilla en el aire de Cecilia Pisos

Es un libro para niños con un motivo poético clásico de fascinación por la naturaleza, la nieve, las telarañas, peces, pájaros, etc. Ganó el Premio Hispanoamericano de Poesía 2016 y  fue destacado por su trabajo y desarrollo de imágenes que corrieron a cargo de Ana Pez.

Marineros de Antología: Rodolfo Fonseca

En este libro se encuentran algunas de las voces más representativas de Iberoamérica como Salvador Novo, Alejandra Pizarnik, Xavier Villaurrutia, Octavio Paz, Isabel Fraire, Vicente Aleixandre, Fernando Pessoa, Juan Ramón Juménez, Jorge Luis Borges ,etc. Contiene verso medido y rimado, poemas en prosa y vuanguardias que acercan a los jóvenes al mar, el amor y los altibajos.

Máquinas imaginarias de María Baranda y Santiago Solís

Esta recopilación de poemas da vida a objetos domésticos enigmáticos, imposibles de desarmar, divertidos y sobre todo detonadores de más imaginación. Entre los personajes se encuentran un refrigerador que es museo, un formador de nubes, una batidora de ideas, una taza que hace agujeros, un trapeador que se lleva las horas y muchos otros disparates que ponen en acción mecanismos comunes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *